Mevlüt Çavusoglu: Una política para la paz

Las Conferencias de Mediación de Estambul han demostrado ser bastante influyentes para cultivar una comprensión compartida de los problemas

Mauricio Benavides/ Columnista de El Heraldo de México/ Opinión de El Heraldo de México
Mauricio Benavides/ Columnista de El Heraldo de México/ Opinión de El Heraldo de México

Esta semana en Estambul se celebrarán dos conferencias internacionales sobre la mediación, separadas, pero relacionadas. Una se dedicará al estado de la situación actual en el mapa del conflicto y la capacidad de mediación de los miembros de la Organización para la Cooperación Islámica (OIC).

La segunda adoptará un amplio alcance y se discutirán las conexiones entre el desarrollo sostenible, la paz y la mediación; las formas de aumentar la inclusión del género y de la juventud en los procesos de mediación; y se celebrará una sesión de reflexión sobre el papel de los datos y la inteligencia artificial en el análisis de los conflictos y la mediación.

Las Conferencias de Mediación de Estambul han demostrado ser bastante influyentes para cultivar una comprensión compartida de los problemas y una agenda para la acción en el campo de la mediación y la resolución pacífica de conflictos. Como anfitrión de estas conferencias y el único país que copreside los Grupos de los Amigos de la Mediación en 3 organizaciones internacionales, la ONU, la OCI y la OSCE, Turquía tiene capacidad de compartir resultados de esas conferencias.

El hecho es que la humanidad se enfrenta a un marcado desafío en el siglo XXI. Justo cuando muchas personas pensaron que el vaso está medio lleno en términos de los logros del derecho internacional, las instituciones, la democracia y el Estado de Derecho, la rendición de cuentas, el libre comercio, la igualdad de género y otros, la mitad vacía del vaso comenzó a reafirmarse.

Los síntomas son conocidos por todos nosotros y no es necesario recordarlos. Las guerras comerciales, las nuevas formas de explotación internacional, competiciones geopolíticas, guerras por procuración de las grandes potencias, los Estados nacionales desintegrados, el terrorismo, la xenofobia, la animosidad contra el Islam, las desigualdades virulentas y la injusticia se encuentran entre las tendencias contemporáneas que conforman el vaso medio vacío. Desafíos de la humanidad están destruyendo los logros y oportunidades de la humanidad. ¿Cuál lado prevalecerá? La respuesta depende de cómo respondemos a los desafíos, incluso de cuánto nosotros, los seres humanos, podemos trabajar juntos para lograr resultados positivos. Un punto es claro: a menos que tomemos la iniciativa y seamos emprendedores y humanitarios, prevalecerá lo malo. La actitud de esperar y ver ya no es sostenible. Opciones de política difieren desde la mediación, al uso real de la fuerza contra terroristas.

Tomemos, por ejemplo, la situación en Siria. El enfoque emprendedor y humanitario de Turquía despejó un total de 4 mil kilómetros cuadrados de 2 organizaciones terroristas, DAESH y PKK/PYD/YPG. Si no hubiéramos intervenido, nuestro pueblo habría estado bajo un ataque continuo de esos terroristas y una solución política a la tragedia de Siria hubiera sido inalcanzable.

Si la prevención y la resolución pacífica de los conflictos son de suma importancia, debemos tomarlos en serio. Turquía lo hace como copresidente de los grupos de mediación de la ONU, la OSCE y la OCI, anfitrión de un programa decapacitación para el desarrollo de capacidades y de las 2 conferencias de mediación en Estambul esta semana.

 

Mevlüt Çavusoglu

Canciller de Turquía

¿Te gustó este contenido?