Metro: 20 años de abandono

Son tantas las carencias y problemas que lo que se hace parece muy poco, pero después de tanto tiempo, es importante empezar


Los usuarios del Metro, más de 5 millones, sufren todos los días los problemas producto del deterioro y abandono en que ha tenido la red de transporte más importante de la capital durante más de 20 años.

Trenes, vagones, vías, estaciones, todo se ha deteriorado, porque las autoridades  dejaron de cuidar y de invertir en su mantenimiento. El Metro está por cumplir 50 años y necesita que realmente el gobierno valore lo que representa para la vida de esta ciudad.

Jorge Gaviño llegó hace dos años a la dirección del Sistema de Transporte Colectivo Metro, recuerda que en esos momentos había 16 estaciones cerradas: 11 de la Línea 12; 5 de la Línea A; además de que Revolución estaba operando a medias. En estos momentos funcionan todas las estaciones, pero autocrítico reconoce que eso no es suficiente si se toma en cuenta las condiciones en que se encuentra la red.

Lo sintetiza así: son muchísimos años de falta de inversión, pasaron 20 años o más que no se le metió un peso a la infraestructura necesaria al Metro.

Sin embargo los habitantes de la ciudad que lo padecen no son los responsables por la falta de planeación de los gobernantes de la capital, que han desfilado en estas dos décadas.

El director del Metro ejemplifica el deterioro y falta de mantenimiento con el caso de la línea 2 cuyos trenes debieron haberse revisado a los 750 mil kilómetros, pero el que menos kilometraje tiene ha recorrido un millón 450 mil kilómetros.

Cada tren del Metro cuesta 300 millones de pesos, se compran en el extranjero y no llegan de manera inmediata al país para su uso. Gaviño explica que ya se compraron 10 nuevos trenes hace unos meses y en 2018 podrán entrar en operación.

No llegan todos juntos, a mediados de año arribará el primero y así cada mes se tendrá uno hasta completar los 10; será el próximo gobierno de la Ciudad de México quien los reciba. Así mismo, podrán inaugurar las subestaciones nuevas que mejorarán el servicio en las líneas 1, 2 y 3, en donde se invirtió para evitar el colapso.

Un aspecto interesante que destaca el funcionario es que las operaciones se hicieron en pesos, no en euros ni dólares, porque eso implica hipotecar el futuro del sistema. Esta situación nos recuerda lo que ocurrió con las compras y rentas de la Línea 12.

Son tantas las carencias y problemas que lo que se hace parece muy poco, pero después de tanto tiempo, es importante empezar. Las líneas 1, 2 y 3 mueven al 48 por ciento de los usuarios del Metro, por eso se dirigen ahí las medidas que están implementando.

Se requieren para estas tres líneas 5 mil millones de pesos, en lo que le queda a esta administración piensa invertir 2 mil millones para poner las subestaciones que son las que regulan el sistema eléctrico, más el cableado de la línea 1.

El Fideicomiso del Metro que se creo con el aumento de dos pesos, ha servido para estas acciones.

Si necesitamos gobernantes que vean al Metro como una prioridad.

 

Columna anterior: Amarran nombramientos del Sistema Anticorrupción

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónFOTO: @Gibsonguitar

Mítico fabricante de guitarras Gibson se declara en bancarrota