Mercado del carbono: clave para el Acuerdo de París

México tiene una gran oportunidad de ser líder en el esfuerzo para combatir el cambio climático. Utilizando el mercado internacional de carbono

David Hone / Asesor Principal de Cambio Climático de Shell y Asociado Institucional COMEXI
David Hone / Asesor Principal de Cambio Climático de Shell y Asociado Institucional COMEXI

Hoy nos encontramos ante el enorme desafío de contener el aumento de la temperatura promedio de nuestro planeta por debajo de los 2 grados Celsius. Esa es la meta de los Acuerdos de París. Para lograr ese ambicioso objetivo debemos poner en marcha estrategias y acciones de manera inmediata.

El cambio climático es una realidad científicamente incuestionable. La temperatura de nuestro planeta experimenta un incremento que rebasa de forma sustantiva las previsiones. Frente a este hecho, el impulso al mercado de carbono adquiere mayor relevancia.

México tiene una gran oportunidad de ser líder en el esfuerzo para combatir el cambio climático. Utilizando el mercado internacional de carbono (CO2), el país está en posibilidad real de alcanzar un balance de cero emisiones netas en menos tiempo que otros países. México podría compensar con éxito sus emisiones de carbono.

En combinación con otras políticas, el mercado del carbono puede ayudar a acelerar y a garantizar una transición suave a una economía baja en CO2. Éstos forman parte de 6 pilares que propone el Shell Sky Scenario, un plan ambicioso para que la sociedad pueda alcanzar las metas del Acuerdo de París desde ahora y hasta 2070. Es necesario mayor eficiencia energética, más electrificación y frenar la deforestación. Para lograr la meta de cero emisiones, hay múltiples opciones que van desde los impuestos hasta la captura de CO2. Tasar las emisiones de bióxido de CO2 incentiva la transición de combustibles fósiles a energías alternativas e inhibe el uso de vehículos de combustión interna.

 Ante los cambios que observaremos en el nivel del mar y las actividades agrícolas, a pesar de que se registren avances en el combate al cambio climático, la adaptación será un proceso ineludible. Para limitar el incremento de la demanda mundial de energía se requieren avances iguales o mayores a los experimentados en los últimos 50 años en eficiencia energética, más aún si tomamos en cuenta que únicamente en Asia más de 3 mil millones de personas pasarán a ser clase media.

 Para Shell, que suministra cerca de 3% de la demanda de energía del mundo, el cambio climático es un tema estratégico en su portafolio de proyectos. En Shell somos conscientes que la transición energética es una realidad con implicaciones que moldearán a la compañía en las próximas décadas. No hay duda de que para seguir siendo una opción de inversión atractiva debemos abrazar la transición energética.

Shell ha trabajado proactivamente en reducir su huella de carbono. Tenemos previsto que en 30 años lograremos reducir en 50% esa huella neta de carbono en el conjunto de nuestra operación, incluyendo el suministro de combustibles.

Shell es miembro de la IETA (International Emissions Trading Association), organización que impulsa iniciativas de mercado de emisiones de carbono a nivel nacional, estableciendo una meta equiparable al Artículo 6 del Acuerdo de París que establece el mecanismo de mercado para la acción climática para crear un mercado del carbono. Lo anterior es relevante ya que es el artículo del Acuerdo de París que contempla de manera explícita la participación privada en la acción climática.

Por David Hone

Asesor Principal de Cambio Climático de Shell y Asociado Institucional COMEXI

@DAVIDSHELLBLOG

eadp

¿Te gustó este contenido?