¿Mediocre o competitiva?

Cada uno tiene su punto de vista sobre la Liga MX, pero lo cierto es que cumple con la función de entretener

Jorge Murrieta / Sin rollos / El Heraldo de México

Para los agoreros del desastre, los incendiarios, los que buscan destruir por destruir, pero jamás proponen soluciones; para toda esa prensa inmunda que se regodea en el escándalo antes de atender a las causas y los efectos (y conozco a varios), el futbol mexicano es mediocre. Sin más. Hay quienes encontramos en la entraña del balompié nacional a una liga competitiva, de claroscuros y plagada de matices, pero al final cumple con su cometido: entretener. Así como podemos encontrarnos con duelos soporíferos, de repente aparecen cotejos como el de Pumas ante América, en el que ofrecieron un recital de bien jugar a la pelota.

En otro frente, y casi de manera simultánea, Puebla y Tigres se encargaban casi de demostrar lo contrario, enfrascándose en un insípido 0-0 que a nadie dejó satisfecho. Y se abrieron entonces las comparaciones. Mientras los capitalinos disputaban su encuentro de manera febril, ante un marco pletórico, los poderosos Tigres no podían siquiera arañar al desvalido camote. Claro, la importancia de uno y otro partido hacía la gran diferencia.

Llegados a la mitad del torneo, podemos hablar de que se ha hecho justicia. Lideran la tabla quienes deben hacerlo, mientras que en el fondo paga la millonaria Pandilla los platos rotos que dejaron el Mundial de Clubes, la final prácticamente en fin de año y la salida de Pizarro. El Monterrey, recién coronado a finales de diciembre en Santa Úrsula, hoy rumia su impotencia en la última casilla.

Para bien del futbol mexicano, al menos por ahora, los cuatro equipos más importantes del país se encuentran situados en puestos de Liguilla, algo que no ocurría desde hace mucho tiempo.

El Cruz Azul se manifiesta como una máquina potente y goleadora que pretende terminar con la sequía de más de 20 años. De la mano de Robert Dante Siboldi y contando con el embrujo goleador de Jonathan Rodríguez, el conjunto celeste ha vuelto a ilusionarse. ¿Qué le cuesta a sus muchos y muy fieles partidarios acudir en mayor número al estadio y apoyar con mas decisión? Ésta puede ser la buena.

Pareja al alza y competitiva, entonces, tenemos una liga en la que el América (problemas extracancha de lado) ha sabido lidiar con sus demonios para mantenerse en los primeros lugares. Cabe recordar que, al igual que el Monterrey, las Águilas cerraron el torneo en diciembre.

También problemas extrafutbol aparte, Chivas ha podido mantener el ritmo del torneo anterior. Bien dirigidos por el sobrio Luis Fernando Tena, quien ha sabido capitalizar las incrustaciones de tipos capaces como JJ Macías.

Por último, el cuadro de los Pumas, con un plantel limitado, ha comprobado que un conjunto es mucho más que un solo jugador. Los de la UNAM tienen una dinámica bárbara, y bajo la adecuada dirección de Míchel, seguro los veremos contender por el título, algo que hace un buen tiempo no ocurre.

POR JORGE MURRIETA
JORATLA@GMAIL.COM

abr

¿Te gustó este contenido?