Meade, tira rollo

Que el secretario diga qué va a proponer en el grupo especial que se creó para combatir el robo de combustible

Vaya rollo que se tiró José Antonio Meade, cuando enfrente del secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos, se refirió al robo de combustibles. Hacienda es una institución cercana con quienes nos cuidan, con quienes nos acompañan en los desastres naturales, con quienes nos tienden la mano cuando la delincuencia nos agobia… (o sea con los integrantes de las fuerzas armadas). El que regatee su apoyo para actualizar nuestro marco normativo, es cómplice de quienes nos saquean, y el que no cumple y quiere que las Fuerzas Armadas se pongan por delante, es igualmente cómplice…, Dijo Meade. Bueno, eso ya suena a discurso político, apuntan los observadores.

Según Meade, el reto que nuestro país enfrenta por el robo de combustibles es un riesgo de seguridad interior; se trata de una provocación de las redes criminales, que de manera inmoral y sin escrúpulos corrompen, manipulan, intimidan y amedrentan a comunidades enteras, recordó. ¡Pues eso ya lo sabemos señor secretario!

Exclaman los integrantes de la sociedad. Lo que queremos que nos diga es cómo le van a hacer Hacienda, Energía, Pemex, la PGR, Marina y el Ejército para poner un alto a los huachicoleros, porque esas conmovedoras palabras no servirán de nada en la estrategia integral que están diseñando los titulares de esas dependencias para combatir esa actividad criminal.

¡Tienen razón! Pareció responder Meade cuando dijo: No basta con reconocer el dolor de nuestras Fuerzas Armadas… las palabras de condolencias suenan huecas si no se acompañan de un compromiso de acción. Pues mano a la obra señor secretario. ¡Queremos acción! Exige el respetable.

Los especialistas sugieren que en lugar del rollo, el secretario Meade diga qué va a proponer su secretaría en el grupo especial que se creó para combatir el robo de combustibles. Que explique, por ejemplo, cuál será la tarea de la Unidad de Inteligencia Financiera, y si la secretaría de Hacienda, a través del SAT, va a fiscalizar a los huachicoleros, y cómo le haría. ¿Dándoles incentivos para que se incorporen a la economía formal? Preguntan los malosos.

Y mientras el titular de Hacienda reconocía que en el robo de combustibles ha habido fallas en los diferentes niveles de gobierno y en las distintas instancias, el secretario de la Defensa Nacional declaró que el negocio está floreciendo por omisiones de algunas autoridades, y hoy estamos con ese problema… es un asunto que deben resolver los estados.

Con el debido respeto a mi general Salvador Cienfuegos: No hubo omisiones, sino colusiones, confabulaciones, contubernio… y el ejército debe tener detalles de las operaciones de los delincuentes con gobernadores, presidentes municipales, funcionarios, trabajadores de Pemex y todos los que durante los últimos 20 años han participado en este floreciente negocio.

Columna anterior: ¿Le pondrán el cascabel al gato?

¿Te gustó este contenido?