Meade, candidato de la felicidad

Meade, candidato de la felicidad

Durante los últimos cuatro días y hasta hoy se lleva a cabo en Dubái la World Government Summit 2018. Ahí, más de 4 mil líderes de diferentes países, empresarios y académicos relevantes están discutiendo un tema central: cómo instrumentar políticas públicas para que las sociedades sean cada día más felices. Explícitamente se ha dicho que el crecimiento económico queda muy limitado como meta para gobiernos, y que es necesario otro enfoque: la felicidad.

Durante la cumbre fue lanzada la iniciativa Diálogo Global por la Felicidad, en la que fue presentado el Reporte Global de Políticas de Felicidad.

Los países árabes se están tomando muy en serio el tema. No se trata de bromas ni sueños inalcanzables. De hecho, en los Emiratos existe un Ministerio de la Felicidad y el Bienestar encabezado en este momento por la Ministra Ohood Al Roumi, quien el día de la inauguración de esta cumbre elevó frente a la audiencia la primera plana de un periódico que resaltaba una frase: Mi riqueza es la felicidad de mi pueblo, en remembranza a lo que el fundador de los Emiratos pronunció en los setenta.

Este no es un tema de una sola nación. Arabia Saudita tiene una dependencia llamada Autoridad General del Entretenimiento, que ha delineado una estrategia hacia el año 2030 para que los ciudadanos de ese país sean más felices. Asimismo, un personaje central en estos diálogos es el afamado economista Jeffrey Sachs, quien declaró que el bienestar de la gente disminuye si los gobiernos continúan priorizando el crecimiento económico y minimizando las comunidades y el medio ambiente.

En México este tema no aparece en los discursos políticos. No obstante, si analizamos las propuestas de los candidatos a la presidencia, es fácil identificar que el único que está hablando integralmente del desarrollo completo de la sociedad es José Antonio Meade. Otros candidatos se enfocan en temas unidimensionales: López Obrador en acabar la corrupción; Ricardo Anaya en modular su voz para recordarnos que él acabará con el PRI; mientras que los independientes lamen sus heridas por las desventajas con las que arrancan.

Ojalá el siguiente gobierno cree la Secretaría de le Felicidad y el Bienestar. Supongo que esto generaría muchas risas y burlas, si el próximo presidente se atreve a ello. Sin embargo, sería lo oportuno para subirse a una ola global que velozmente está dejando atrás el enfoque único en el crecimiento del PIB.

PEPE TOÑO + COMPETITIVIDAD

El Secretario de Hacienda aseguró: seguimos siendo competitivos. Retó al referirse a la reforma fiscal estadounidense: A ver, ¿Por qué las empresas del Silicon Valley no se van a Texas?. Y recordó su enfoque para los siguientes meses: continuidad a (1) la estabilidad macroeconómica; (2) las reformas estructurales; y (3) la reconstrucción.

motacarlos100@gmail.com

@SoyCarlosMota

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónRealidad política definirá futuro

Realidad política definirá futuro