¿Me ve usted muy enfermito?

Si alguien quería hacer enojar al fiscal general de la República, encontró la manera: preguntarle por su salud

Martha Anaya / Alhajero / Heraldo de México

Alejandro Gertz Manero cruzó la puerta de la sala de prensa a las 11 en punto, como todo un inglés.

Solito, ante una mesa y un micrófono, inició la lectura de los Primeros Cien Días de la Fiscalía General de la República, 30 minutos exactos también.

Ninguna interrupción ni sobresalto hasta ese momento. Ahhh, pero en cuanto comenzaron las preguntas, ardió Troya. Sobre todo porque salió a relucir el tema de su salud.

El reportero —palabras más, palabras menos— le preguntó por qué había tardado tres meses en reunirse con ellos cuando les había dicho que en una semana los vería; y luego directamente le soltó: ¿está usted enfermo?

Gertz Manero, de por sí con un color de tez entre pálido y grisáceo, tomó tonos más intensos —la expresión negro de coraje es ideal para ese momento— y en un tono entre cortante e irónico, repuso:

—¿Qué, me ve usted muy enfermito…?

—No. Pero cómo está —insistió el periodista.

—¿Por qué me pregunta sobre eso? —recriminó el fiscal, aunque bien sabía que detrás de la pregunta se hallaba el rumor que circuló hace semanas acerca de que padecía problemas de salud.

Tenso el ambiente, Gertz todavía soltó un descolón: Lo que se ve no se juzga….

El reportero intentó preguntas sobre otros temas abordados en el informe del que acababa de dar lectura. El fiscal ya no dio tregua: Todas las respuestas a lo que me pregunta están en la copia que les van a dar…

Otro reportero se atrevió a insistir poco después:

—Yo lo veo bien, ¿por qué el rumor sobre su salud?

—Habría que preguntárselo al que soltó el borregazo, ¿no?, —deslizo con jiribilla (no cabía duda de que se refería a Santiago Nieto, aunque el responsable de la Unidad de Inteligencia Financiera lo ha negado).

El caso es que el tema de la salud prendió a Gertz Manero y marcó el tono de la conferencia de prensa: sequedad y regaños en las respuestas, aún tratándose de otros asuntos. ¡Y vaya que los había! Dos en particular:

Odebrecht: en 60 días tendrá que comenzar a judicializarse. Podría ser por delincuencia organizada —indicó.

¿Por qué hasta ahora? El ex secretario de Seguridad Pública miró el retrovisor: Un titular de la Procuraduría (Raúl Cervantes) dijo que ya estaba listo. ¿Por qué no se judicializó? —preguntó el propio Gertz—. Habrá que preguntárselo a ellos…

—Estafa Maestra: Se investigará como delincuencia organizada. Posible delito de Estado. Es una hipótesis.

¿Por qué no se hizo un análisis completo, integral, sobre un delito que era eminentemente maquinado? —interrogó de nuevo el primer fiscal general.

Vinieron otras preguntas. La precariedad con que están trabajando algunos, por ejemplo. Nuevos regaños…

GEMAS: Obsequio de Alejandro Gertz Manero: Del 1 de diciembre pasado a la fecha, el gobierno federal y sus organismos han presentado 12 mil 700 denuncias por actos de corrupción.

Por MARTHA ANAYA

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónSacapuntas

Sacapuntas