Mauricio Sulaimán: El código de ética en el boxeo

Mauricio Sulaimán: El código de ética en el boxeo

Esta semana que transcurrió, sin duda alguna, quedará marcada con una de las más grandes e importantes en la historia del boxeo mexicano.

Comenzamos el lunes con una ceremonia, que no solamente fue espectacular, sino también emotiva cuando el Consejo Mundial de Boxeo (CMB) hizo entrega del cinturón verde y oro a Saúl Canelo Álvarez, que lo acredita de manera oficial como campeón mundial de peso medio.

El marco del evento fue el espectacular Museo Soumaya, de Fundación Telmex. Los invitados especiales fueron de primer nivel, acompañaron a quien fue nuestro anfitrión, el gran mexicano don Carlos Slim Helú, y personalidades del deporte como son el licenciado Carlos Padilla, presidente del Comité Olímpico Mexicano (COM); el empresario, de origen libanés, don Anuar Name; el empresario regiomontano, quien apoya de manera incondicional al deporte por medio de su empresa Value, licenciado Carlos Bremer; el director del deporte de la Ciudad de México, Horacio De la Vega; además de Arturo Elías Ayub, director de Fundación Telmex Telcel; el licenciado Franco Carreño, director general de El Heraldo de México; Ciro Nucci, presidente de la Comisión de Boxeo de la Ciudad de México.

El legendario medallista olímpico de México 1968, quien mantiene el récord del salto de longitud, Bob Beamon; los campeones mundiales de boxeo encabezados por Púas Olivares y Chiquita González. Y una decena más de héroes del deporte de los puños.

Estuvieron presentes todos los medios de comunicación a nivel nacional y diversos medios internacionales, así como una gran cantidad de amigos y familia de la comunidad del boxeo mexicano.

Tras la presentación de un video emotivo, con imágenes de ese niño pelirrojo pecoso, que nació en una cuna humilde, y con base en sus puños ha logrado conquistar la gloria; con el mensaje emotivo que nos hizo recordar a mi queridísimo papá, José Sulaimán, quien impulsó en todo momento la carrera del Canelo, y con acciones espectaculares de los nocauts más importantes se entregó el cinturón verde y oro.

Recuerdo ese 15 de septiembre cuando me subí al ring, y después de que El Canelo fuera nombrado ganador de esa gran batalla contra Gennady Golovkin, y lo primero que me dijo este campeón mexicano fue: Me debes mi cinturón huichol, porque sí lo quiero.

El taller Marake y los maestros Luis y Sergio dedicaron 350 horas para poder tenerlo listo, y así sorprender al Canelo con su cinturón huichol, y la denominación que los dioses de esa comunidad transmitieron a los maestros, nombrando a Saúl Álvarez, el venado más poderoso.

CANELO Y SU CONTRATO

Esta misma semana se dio a conocer una noticia que impactó al mundo del deporte con la firma precisamente de Saúl Álvarez, y su promotora Golden Boy Promotions, de un contrato multi anual y multimillonario con la cadena de transmisión de contenido por internet DAZN. Este contrato revolucionó el mundo del deporte, y debemos celebrar que sea un mexicano, y que sea el boxeo quien protagoniza esta noticia de repercusión mundial.

No tardaron las envidias y aquellos personajes que no valoran la importancia de tener éxito en el boxeo, y se manifestaron en redes sociales tratando de tachar y minimizar este gran logro.

En lo personal me quedo con la gran satisfacción y orgullo de que un mexicano, Saúl Canelo Álvarez, y dos méxicoamericanos, que crecieron en la zona más poblada del este de Los Ángeles, Óscar de la Hoya, y su entrañable amigo Eric Gómez, quienes lograron cerrar este contrato, y con el apoyo incondicional del director de prensa de su empresa, otro mexicano Ramiro González.

Otra gran noticia fue la nominación del boxeador tapatío para el Premio Nacional del Deporte, el Consejo Mundial de Boxeo, y todos los miembros de la comunidad de esta gran disciplina en México aplauden.

Con esta nominación, ya no hay duda de que Saúl Canelo Álvarez es dos veces merecedor de esta insignia, ya que él siempre lleva la bandera de México en el pecho, y ha sido un gran embajador de nuestro deporte y de nuestro país a través de los años.

Anécdota de hoy

Estamos celebrando el mes de concientización contra el cáncer de mama, y el Consejo Mundial de Boxeo y sus campeones secunden ejemplarmente, por lo que estarán usando guantes y uniformes rosas, así como muchas otras maneras de manifestar el apoyo a este movimiento.

El boxeo femenil estaba prohibido en la ley mexicana, y mi papá luchó incansablemente, junto con otros grandes promotores, principalmente don Raúl Cruz, su entrañable amigo.

Y por fin se logró legalizar el boxeo femenil en México.

Durante una conferencia de prensa, un reportero amargado tomó el micrófono y se dirigió a don José diciéndole: ¿Qué pensaría que fuera una de sus hijas la que subiera al ring a dar ese vergonzoso espectáculo que dan las mujeres boxeando?, señaló.

A lo que mi papá contestó mientras se arremangaba las mangas de su camisa:

Le prohíbo que le falte el respeto a las damitas que sueñan igual que los hombres en llegar a ser alguien en la vida por medio del boxeo, y lo invito a que nos veamos aquí afuera para que vea lo que en verdad siento y pienso, dijo don José.

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónTal cual

Tal cual