Querido jefe…

Con la renuncia de Serrano para abrirle brecha hacia la candidatura presidencial --desde terrenos perredistas-, Mancera inició su propio maratón


La carta de renuncia de Héctor Serrano es una preciosidad. Tierna, quijotesca de principio a fin.

Inusual e inesperado el tono, la verdad. Sobre todo, cuando proviene de un hombre que tiene más bien fama de maquiavélico y cínico entre quienes le conocen en el Gobierno de la Ciudad de México y dentro del PRD.

La misiva del hoy ex Secretario de Movilidad –quien se retiró ayer del cargo para ocuparse de la candidatura presidencial de Miguel Ángel Mancera- comienza con un Querido Jefe…

Tras dejar patente su gratitud por los casi cinco años que le permitió acompañarlo, Serrano escribe que durante este tiempo le permitió conocer a fondo los valores personales de su jefe.

A saber: Honestidad, congruencia, pasión y gran amor por la Ciudad.

De la carta de renuncia del ex Secretario de Gobierno de la CDMX –y cabeza de la corriente perredista Vanguardia Progresista- llama poderosamente la atención el último párrafo por el contexto en que se da: El reconocimiento de traiciones dentro del propio gabinete capitalino.

Le dice Serrano a Mancera: Tú has actuado de forma correcta, al depositar la confianza en cada uno de los integrantes de tu equipo de trabajo, tal vez porque el que confía es confiable y el compromiso que se asume en cualquier relación, lleva implícita la lealtad como una obligación, no como una cualidad. Tal vez lo único que queda a nuestro albedrío es la gratitud.

Cariño, lealtad, gratitud, son las palabras con que cierra la misiva el hombre que manejó en el gobierno mancerista las cañerías políticas de la CDMX y que hoy se apresta a encauzar los sueños de Mancera –y los propios- hacia el futuro.

Trayecto que, hoy por hoy, no luce muy promisorio para ellos que digamos.

-0-

AÑOS DE IMPUNIDAD PERFECTA.- Fuerte –y muy ovacionado- el discurso de Gustavo de Hoyos, ayer, en el Foro Forbes

El tema central de su alocución: La corrupción y la impunidad.

Tengo la convicción de que México vive hoy, desde la Revolución, el más importante desafío a su estado de derecho, apuntaría el Presidente Nacional de la Coparmex, antes de dar paso a una serie de cifras ilustrativas de la corrupción imperante en el país.

Pero donde haría hincapié es en el tema del Fiscal Anticorrupción (no quieren uno a modo), pero sobre todo a la falta de una verdadera Fiscalía Anticorrupción: Sin uno ni otro, tal como nos encontramos ahora, estamos en los años de la impunidad perfecta.

¿Algo más que les preocupe en el sector privado? Sí: Que la impunidad está galopante…

-0-

GEMAS: Obsequio de Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial: El sector privado no tiene candidatos, no tiene filias ni fobias.

marthamercedesa@gmail.com

 

Columna anterior: V Informe, entre el hielo y la ojeriza

¿Te gustó este contenido?