Paso Exprés, cinismo y corrupción

Si Ruiz Esparza va en serio con asumir responsabilidades, él debe ser el primero. A menos que piense que todo se trata de un “mal rato”

Lo de Gerardo Ruiz Esparza es el colmo del cinismo. Raya en la grosería.

Quienes tengan responsabilidad, se trate de servidores públicos, empresas privadas o funcionarios locales tendrán que asumirla, dijo el secretario de Comunicaciones y Transportes el miércoles pasado.

Ruiz Esparza hablaba de la auditoría que la Secretaría de la Función Pública (SFP) hizo pública esta semana, donde tras la revisión de cuatro contratos (2014-17-CE-D-062-W-00-2014, 2015-17-CE-D-020-Y-00-2015, 15-Q-CF-AA-001-Y-0-15 y 2015-17-CE-D-036-Y-00-2015) realizó 22 observaciones que exhiben corrupción y manejos oscuros en los procesos del Paso Exprés, donde el 12 de julio se abrió un socavón en el que murieron dos personas. El Informe no deja dudas: de principio a fin, la obra estuvo mal hecha y apesta a corrupción. El costo se fue a más del doble de lo presupuestado, se entregó a destiempo y se contrató empresas con turbios pasados y conflictos de interés.

Asumir la responsabilidad, dijo el secretario. Bien. ¿Empezando por él? ¿Quién puede ser más responsable que el secretario, responsable de los responsables? ¿Quién designó al titular de la delegación de la STC en Morelos? ¿Quién al director de Carreteras? ¿Quién inauguró la obra junto al Presidente? ¿Quién la presumió una vez abierta? ¿No fue la SCT la que autorizó el incremento en 714.6 millones en el costo de la obra? ¿No fue la secretaría que él encabeza la que asignó al consorcio Epccor, Aldesa y SACC ingeniería los trabajos en esos 14.5 kilómetros de la México-Cuernavaca? ¿No fue esa entidad de gobierno la que, desde 2014, celebró 13 contratos para el diseño, construcción y supervisión? ¿No fue la SCT quien contrató a quien ejecutaría el proyecto sin tener el proyecto ejecutivo a desarrollar? ¿No fue esa misma dependencia la que desoyó los llamados de vecinos de la zona, que alertaron riesgo inminente?

Si Ruiz Esparza va a exigir asumir culpas, podría comenzar por él.

En el Paso Exprés, todas las etapas de la obra fueron observadas por la auditoria de la SFP. Hubo mala planeación, mala ejecución, mala supervisión. Además, se pagaron trabajos no soportados con documentación. Es decir, trabajos que no pueden comprobarse. Mil 34.4 millones de pesos, de los 2 mil 213.5 millones que costó están en el aire, hasta ahora, injustificados. Si a eso sumamos que no sirve…

Y si ahí el secretario no tiene ninguna responsabilidad, entonces Ruiz Esparza es un adorno en la SCT. Claro que no todo es su culpa, las culpas alcanzan a otros, en diferentes niveles de gobierno y en la propia SCT, de la Dirección de SCT Morelos, a la Dirección de Carreteras, pasando por la de Desarrollo Carretero, y ni se diga las propias empresas. Pero Ruiz Esparza tiene culpa. Por acción u omisión. Aunque busque esquivarla. Si va en serio con asumir responsabilidades, él debe ser el primero. A menos que piense que todo se trata de un mal rato.

 

-Off the récord

Puntapiés, lanzamiento de ceniceros y hasta zapes a sus colaboradores. Las formas del secretario no son nuevas para quienes trabajan a su lado hace años, lo que sí registran es un creciente mal humor en él desde que se abrió el socavón.

 

Columna anterior: AMLO y los defensores de Corea del Norte en México

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo