Maniobras de Telra Realty

Fue la gestión de Penchyna la que optó por no contar con el sector privado en el programa de Movilidad Hipotecaria

Adriana Moreno / Colaboradora / El Heraldo de México

Recientemente, el presidente Andrés Manuel López Obrador exhibió un cheque que le había entregado el fiscal general de la República, Alejandro Gertz Manero, por dos mil millones de pesos, parte de un monto devuelto por los hermanos El Mann Arazi y Zaga Tawil, accionistas de la empresa Telra Realty, que en 2014 operaron el programa de Movilidad Hipotecaria para el Infonavit.

Durante la gestión de Alejandro Murat, como director general del Infonavit, no pagó ni un peso a la mencionada empresa.

El pago de cinco mil 88 millones de pesos fue realizado por la administración de David Penchyna, sin ninguna orden judicial que lo mandatara, sino por acuerdo entre él y la empresa como indemnización, misma que no se encontraba pactada en los contratos respectivos, es decir no existía pena convencional establecida.

Fue la administración de Penchyna, esto es, 21 meses después de que Murat Hinojosa dejara el Instituto, la que optó por no contar con la participación del sector privado en el programa de Movilidad Hipotecaria pagando a la empresa –de manera inexplicable–, cinco mil 88 millones de pesos.

El programa Movilidad Hipotecaria fue presentado para su estudio y aprobación ante el Comité de Riesgos y la aprobación del Consejo de Administración, en febrero de 2015 en un esquema de participación de la empresa referida, como lo ha hecho el Instituto durante décadas con distintos actores de la iniciativa privada.

Hasta el 30 de noviembre de 2015, cuando Alejandro Murat renunció a la dirección del Instituto, el programa no había iniciado operaciones ni se habían firmado los contratos respectivos.

La empresa Telra Realty realizaría la inversión económica en la plataforma informática, implementación, operación y promoción del programa de Movilidad Hipotecaria y tendría sólo durante los primeros cinco años la exclusividad del programa, siempre y cuando cumpliera con 100 mil operaciones en ese lapso.

Durante ese periodo la inversión del Infonavit sería nula.

Si se hubieran cumplido las metas planteadas en los contratos con Telra Realty de realizar 100 mil operaciones de movilidad hipotecaria en cinco años, las comisiones que hipotéticamente hubiera recibido la empresa ascenderían a 10 por ciento de dichas operaciones; o sea, alrededor de tres mil millones de pesos, a los que la empresa hubiera tenido que descontar todos los gastos de implementación, operación, promoción y la plataforma tecnológica del programa, así como de las viviendas iniciales para su operación.

De lo anterior se desprende que en el mejor de los casos, las utilidades de la empresa en cinco años, no hubieran sido ni de la mitad de la indemnización inexplicable pagada por la administración de Penchyna a Telra Realty sin obligación judicial de por medio.

POR ADRIANA MORENO
COLABORADORA
MORCORA@GMAIL.COM


lctl

¿Te gustó este contenido?