Manelich Castilla Craviotto: Primer protocolo sobre el uso de la fuerza pública

En los últimos años se ha buscado dotar a los policías federales de un marco legal que dé garantías a su actuación

Al revisar las mejores prácticas en materia de seguridad pública del continente, hemos observado que la adopción de instrumentos que moderen el empleo de la fuerza policial, no son una limitante para defender al ciudadano, por el contrario, dan certeza a los uniformados para cumplir la misión de proteger y servir.

Motivar una actuación cercana a la ciudadanía y respetar los derechos humanos, incluidos los de los policías, ha sido reto y convicción del actual modelo de seguridad.

En los últimos años se ha buscado dotar a los policías federales de un marco legal que dé garantías a su actuación, bajo el respeto pleno de los derechos humanos. En ese contexto, en los próximos días se publicará en el Diario Oficial de la Federación el Protocolo de Actuación de la Policía Federal sobre el Uso de la Fuerza.

Este instrumento brindará transparencia hacia la ciudadanía y, a diferencia de lo que algunos piensan, no pretende limitar las capacidades de los policías, sino dotarlos del marco normativo que cobije a todas y todos los compañeros que exponen su vida, su integridad física y que no contaban con un marco normativo para defender su actuación en cir- cunstancias de riesgo.

El protocolo permitirá identificar los niveles sobre el uso de la fuerza y definir los casos en los que se podrá llamar al orden a través de una verbalización, saber cuándo se requiere emplear técnicas de control físico, hasta especificar aquellas situaciones en las que sea necesario el uso de tácticas defensivas.

Al mismo tiempo, se ha buscado reducir al máximo el uso de armas de fuego, reservándose exclusivamente para cuando esté en riesgo la vida de un ciudadano o, muy importante, de un elemento de la corporación.

En la medida de lo posible en eventos de carácter fortuito o flagrancias, y de manera permanente en las acciones planificadas, se deberá contar con un respaldo en fotografía y video que permita acreditar que la actuación de las y los integrantes esté sujeta a los principios constitucionales de legalidad, eficiencia, honradez y respeto a las garantías individuales.

La expedición del Protocolo de Actuación de la Policía Federal sobre el Uso de la Fuerza, se suma a una gama de acciones orientadas a transparentar la actuación del personal, como la capacitación constan- te en la materia y el intercambio de mejores prácticas a nivel mundial, y especialmente permitirá solventar algunas recomendaciones emitidas por la Comisión Nacional de los De- rechos Humanos.

Es un compromiso, instrucción cumplida y aspiración de la sociedad. A la par, muestra de la firme convicción de la Policía Federal, para caminar en la dirección correcta en su misión de proteger y servir a las y los mexicanos.

+Comisionado de la Policía federal

@ManelichCC

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónMartha Anaya / Alhajero / Heraldo de México

La mirada de Santiago Nieto