Mancera vs. Anaya

Miguel Ángel Mancera es, sin duda, la figura de mayor peso para la presidencia de 2018. El problema es que se le atravesó Ricardo Anaya

Mancera vs. Anaya

Todo está perfilado para que entre hoy y mañana PAN, PRD y MC aprueben ir en coalición mediante el Frente Ciudadano por México para las elecciones del próximo año. Concentrarán sus baterías en la elección federal por la Presidencia de la República, Senado y Cámara de Diputados.

Eso será mero trámite. El verdadero choque de trenes vendrá a la hora de elegir al candidato presidencial. Miguel Ángel Mancera es, sin duda, la figura de mayor peso para esa posición. El problema es que se le atravesó Ricardo Anaya, al presidente del PAN, quién con todo y sus muy altos negativos se juega el todo por el todo en pos de la soñada silla Presidencial .

El control y manipulación que ha hecho Anaya del PAN no le alcanzan para colocarse como el aspirante más sólido e incuestionable a la candidatura. Aún entre los panistas no tiene el apoyo mayoritario. Caso contrario al de Miguel Ángel Mancera, quien es el favorito indiscutible entre los perredistas. Uno de cada dos lo quiere como su candidato presidencial. Pero eso no es todo, tiene un porcentaje nada despreciable de panistas que no lo vería mal.

Cualquiera que sea el caso, no son buenas noticias para en frente nonato. Recién anunciada la intención de conformarlo se disparó en la expectativa colectiva y los números lo pusieron arriba en las preferencias electorales. Era de esperarse. Hoy, ante lo nebuloso de su entorno, el Frente cayó al tercer lugar, incluso por debajo del PRI y sus posibles aliados. Esas son muy malas noticias para Anaya, Barrales y Delgado, que deben estar muy preocupados.

El Frente no puede darse el lujo de equivocarse en la elección de su candidato, el resultado podría ser catastrófico. Para Anaya sería un doble fracaso, como presidente del PAN y en lo personal. Para el PRD significaría perder la posibilidad de competir verdaderamente por la Presidencia de la República con un candidato de izquierda. Movimiento Ciudadano sería quien perdería menos. Su prioridad es conservar el registro como partido político y los más de 300 millones de pesos que recibe de prerrogativas. Lo que venga después de eso -posiciones en el Congreso y, eventualmente, la gubernatura de Jalisco- sería una enorme ganancia.

La plataforma electoral también tendrá que ser aprobada en estos días. Mantiene cinco ejes demasiado generales. Habla de combate a la corrupción y la impunidad; cambio de política económica; combate a la inseguridad. Nada preciso. Muchos qués, pero ningún cómo.

La pregunta que deben hacerse los impulsores del Frente es si con una propuesta tan ambigua y sin el candidato que dé mayores posibilidades de triunfo ¿podrán competir seriamente en la elección más importante de nuestra historia? ¿Tanto le apuestan al hartazgo popular? ¿Serán conscientes de que el hartazgo de los ciudadanos por la política, los políticos y sus partidos los incluye? ¿Será el Frente y sus creadores capaces de responder al momento histórico que vive México o sucumbirán a sus ambiciones personales?

 

 

¿Te gustó este contenido?