Mañana audiencia en EU para jitomate mexicano, productores optimistas y arancel del 17.5% daño al campo

Patentes de medicinas a 20 años otra “bola baja” en T-MEC junto con anexo 23-A; espera ABM aval para comisiones; rebota Salazar ideas para reestructura del CCE

Alberto_Aguilar
Alberto Aguilar / Nombres, Nombres, Nombres / Heraldo de México

ENTRE LOS ASUNTOS complicados que están pendientes en la relación comercial de nuestro país con EU, está el de las exportaciones de jitomate, mismo que se arrastra desde hace tiempo y para el que esta semana será crucial.

Mañana será la audiencia en la Comisión Internacional de Comercio (ITC) para evaluar las condiciones con las que México lleva el jitomate a esa nación.

Los productores de Florida que acusan a México de dumping presentarán pruebas y nuestros agricultores harán lo propio.

Una resolución final de este asunto se conocerá en noviembre y eventualmente el próximo 7 de mayo podría restablecerse un arancel del 17.5%.

En esa fecha vence el Acuerdo de Suspensión, mecanismo que se ha utilizado desde hace 23 años para evitar la aplicación de ese gravamen.

El acuerdo debió refrendarse desde mayo del 2018, pero no se hizo porque México, EU y Canadá negociaban el T-MEC que aún debe ser ratificado en el contexto de las elecciones en ese país, en las que Donald Trump busca reelegirse.

Por parte de los productores de tomate del país hay optimismo de poder presentar mañana en el ITC argumentos sólidos que los eximan de un nuevo Acuerdo de Suspensión, lo que permitirá un mercado libre sin condicionamientos.

Obvio tampoco ven con malos ojos renovar un nuevo convenio, mecanismo que ha permitido crecer a México, al grado de que el jitomate nacional ya significa el 60% del consumo estadounidense y un valor comercial de 5 mil mdd.

De ahí la presión de los grandes productores de Miami que hoy aprovechan el entorno proteccionista que hay en EU.

La fijación de aranceles al jitomate tendrá al final de cuentas un costo para el consumidor de EU, puesto que ahora mismo ningún otro país podría sustituir los envíos mexicanos.

En las negociaciones con EU que se arrastran desde finales del 2017, participan la Asociación Mexicana de Horticultura Protegida (AMHPAC) que preside Oscar Woltman, CAADES representada aquí por Antonio Beltrán y el Consejo Agrícola de Baja (CABC) que preside Salvador García.

En este tiempo nuestros tomateros sólo se han podido reunir con el Departamento de Comercio que lleva Wilbur Ross en una sola ocasión.

La semana pasada recibieron el espaldarazo del gobierno mexicano con una carta que enviaron al Departamento de Comercio suscrita por Graciela Márquez de ECONOMÍA y la subsecretaria Luz María de la Mora.

Aunque el acuerdo este entre particulares, la propia Presidencia vía Alfonso Romo sigue de cerca al expediente al igual que Víctor Villalobos de SAGARPA.

La eventual imposición de aranceles a nuestro jitomate claro que tendría sus repercusiones para muchas de las 600 compañías que son parte del convenio.

Si bien hay 5 ó 6 grandes productores nacionales y un 60% aporta el 10% de los 2 mil 200 mdd que se exportan, hay muchos pequeños agricultores de Oaxaca o Chiapas que no podrán competir.

En BC que justo por estas fechas inicia la cosecha, dada la incertidumbre, podrían reconvertirse a pepino, pimiento, berenjena, berries. Los de Sinaloa que ahora terminan tendrán más tiempo para evaluar al igual que El Bajío.

Hay el riesgo de impactar a 460 mil empleos directos, y otro millón indirecto involucrados en la cadena.

Así que EU deberá decidir si prefiere mantener el tomate mexicano o bien si sus restricciones motivan más migrantes, el caso lógico en lo que hace a BC.

Como quiera semana crucial para las exportaciones mexicanas de jitomate a EU.

 

***

LE PLATICABA DE la presencia en Washington de algunos funcionarios del equipo de Andrés Manuel López Obrador para evaluar el tema de la ratificación del T-MEC. Por ahí anduvieron Graciela Márquez de ECONOMÍA, Luisa María Alcalde de STPS y los subsecretarios Jesús Seade y Luz María de la Mora. En el nuevo acuerdo recién surgieron sorpresas como es el anexo 23-A que da facultades a EU para supervisar directamente lo pactado por México en materia laboral para garantizar independencia sindical y la evolución de los salarios. Evidentemente hay preocupación. Otro asunto delicado está en propiedad intelectual. Al final los grandes laboratorios lograron hacer valer su fuerza para ampliar el plazo de las patentes a medicamentos innovadores a 20 años. El asunto que ya había cuestionado la industria farmacéutica nacional se hizo realidad entre los acuerdos que aceptó ECONOMÍA entonces a cargo de Ildefonso Guajardo.

 

***

TODAVÍA AYER POR la tarde se esperaba que las autoridades financieras avalaran los acuerdos con la banca para mejorar el estatus de las comisiones. Le platicaba que en el tema participan SHCP vía el subsecretario Arturo Herrera, CNBV de Adalberto Palma y de manera protagónica BANXICO de Alejandro Díaz de León, amén de la ABM que preside Marcos Martínez. Lo logrado se espera difundir en la convención que inicia el fin de semana. Obvio no habrá ningún control, ya que esas tarifas deben estar en función del mercado.

 

***

Y EN EL esfuerzo que habría para reestructurar el CCE por parte de Carlos Salazar, aún no hay nada definido. Amén de evaluar el funcionamiento de las comisiones, el ex de FEMSA también ha comenzado a rebotar algunas ideas con los 7 miembros con derecho a voto en el organismo cúpula. En ese sentido las decisiones vendrán un poco más adelante incluso en lo que hace al timón operativo, más allá de los rumores de que podría salir Luis Miguel Pando, hombre de indiscutible experiencia

 

[email protected]

@aguilar_dd

.

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónMartha Anaya / Alhajero / Heraldo de México

Un aplauso inesperado y el que no llegó