Luisa Ma. Alcalde y los ninis

No es cualquier cosa recibir a una persona y capacitarla. Aunque sea el gobierno quien pague la beca

Carlos Mota / Un montón de plata / Heraldo de México
Carlos Mota / Un montón de plata / Heraldo de México

Esta semana fue clave para conocer más detalles del programa Jóvenes Construyendo el Futuro, con el que el presidente electo Andrés Manuel López Obrador busca erradicar el desempleo en 2 millones 300 mil personas, otorgándoles becas de 3 mil 600 pesos al mes e insertándolos en programas de capacitación.

En el mismo día en que la próxima Secretaria del Trabajo Luisa María Alcalde explicó algunos de los pormenores del programa, AMLO detalló el alcance que tendrá en Jalisco: estos 112 mil jóvenes van a tener garantizado el derecho al trabajo. No va a haber ya ninis. Esa manera de llamarles tan injusta (…) todos los jóvenes van a tener garantiza el derecho al trabajo y al estudio, a la educación.

Aunque loable objetivo del presidente electo, está topándose con una cruel realidad: ¿cuántas empresas tendrán disponibles 2 millones 300 mil espacios de aprendizaje para que en enero ingrese ese número de jóvenes?

No es cualquier cosa recibir a una persona y capacitarla. Aunque sea el gobierno quien pague la beca, son necesarios recursos físicos disponibles para acogerles: desde maquinaria, hasta escritorios, computadoras, etc. Esta inversión correría por parte de las empresas.

En adición, la mención de AMLO de que estos jóvenes tendrán garantizado el derecho al trabajo crea una incertidumbre gigantesca en el sector empresarial, que se pregunta si el gobierno forzaría a las empresas a registrar en su nómina a estos chicos una vez concluida la capacitación.

Esto es un riesgo. En un año, cuando una empresa farmacéutica, constructora o automotriz entregue un certificado, el gobierno podría confrontarla: si ya lo capacitaste y entrenaste, ¿por qué no habrías de contratarlo?

En otras palabras: el convenio que firmen las empresas que participen en el programa podría ser una sentencia de obligaciones futuras, independientemente de si requieren a esos jóvenes o no.

Ojo: AMLO no le apostará a que los 2 millones 300 mil jóvenes queden desempleados después de un año de capacitación.

¿Qué hará transcurrido un año y con esa enorme cantidad de gente capacitada y certificada? ¿Los querrá ver desempleados?

No. Difícilmente aceptará que regresen a las calles. Las empresas se tienen que preparar para lo que viene, que podría incluir —no hay que descartarlo—, atentas invitaciones a emplearlos… sí o sí.

PROBLEMAS DE CESCE FIANZAS

Un tribunal superior de Justicia de la CDMX condenó a la empresa Cesce Fianzas de México a pagar 500 millones de pesos por negarse a honrar dos pólizas que emitió para garantizar la amortización de un anticipo y el cumplimiento de un contrato de producción de bienes.

Al parecer ya se le hizo costumbre a Cesce emitir pólizas y luego desentenderse. En el sistema financiero ya se ganó reputación negativa por sus tácticas y por incumplir compromisos.

 

[email protected]

@SOYCARLOSMOTA

 

¿Te gustó este contenido?