Luego de la primera vuelta electoral en Guatemala

Cinco fuerzas recibieron la mayor parte de los votos

Guadalupe González / Nuevos entornos / Heraldo de México

El 16 de junio la población guatemalteca participó en las urnas para la elección de las autoridades que ocuparán cargos de representación popular. Los resultados preliminares de la primera fase indican que habrá segunda vuelta para la elección de presidente y vicepresidente el 11 de agosto.

Como parte del proceso de organización electoral se presentaron innovaciones, como la posibilidad del voto de guatemaltecos residentes en EU, es la primera ocasión en la que esto es posible.

Cinco fuerzas recibieron la mayor parte de los votos, inclinando el resultado a favor de un enfoque más socialdemócrata; la primera fuerza es encabezada por Sandra Torres (UNE), y el segundo (VAMOS) por un conservador, Alejandro Giamattei. La cuarta y quinta fuerza se colocaron muy cercanos al segundo y tercer lugar, inclinando la balanza hacia la diversificación que refleja preocupación por los problemas de integración, sociales y económicos del país.

Con una baja participación y menos de la esperada de la comunidad emigrante, contrasta el hecho de que la consulta popular para la decisión sobre la participación de la Corte Internacional de Justicia sobre el diferendo territorial con Belice fue muy alta en 2018.

El candidato a la vicepresidencia, que obtuvo un mejor resultado, propuso que se utilice esta última forma de consulta para el futuro de Guatemala sobre el mecanismo internacional que coadyuve con el proceso en contra de la corrupción, adelantando la sustitución del mecanismo de la Cicig.

La transición al nuevo gobierno se iniciará con un congreso que estará constituido por legisladores que en su mayoría no han tenido experiencia parlamentaria previa, y culminará con la instalación de la nueva Presidencia el próximo año.

Por lo pronto, el país se enfrenta con los retos del nuevo contexto migratorio y del comercio. A esto se suma la transición política en los mecanismos de integración regional, dados los recientes cambios de gobierno en El Salvador y la próxima llegada del nuevo Presidente de Panamá

Cuando entre el nuevo gobierno, habrá transcurrido un periodo de redefinición de política de vecindades y resignificación de fronteras con Belice y México.

En lo regional, el reto es revisar la situación del comercio intrarregional, el sargazo y temporada de lluvias, tormentas y huracanes. En lo global, los acuerdos pendientes en integración y su posición ante los pactos internacionales como el de migración, el posicionamiento en la OEA y la ONU.

Cuáles serán las decisiones políticas que tomarán las actuales autoridades respecto a la cooperación externa y a las demandas internas, cuando el nuevo gobierno asuma en el año 2020.

Por GUADALUPE GONZÁLEZ

*Catedrática universitaria

¿Te gustó este contenido?