Lucrar con la pobreza

Como balde de agua fría cayó el anuncio de que ya no habrá intermediarios entre el gobierno y los grupos vulnerables

Alfredo_Gonzalez
Alfredo González / A fuego lento / Heraldo de México

En su conferencia mañanera de ayer, sin rodeos, como es su costumbre, el presidente López Obrador advirtió que la llamada sociedad civil y las ONG dejarán de ser intermediarios, porque lo único que han hecho es lucrar políticamente con la pobreza.

Aprovechó el viaje también para darle un raspón a la senadora Josefina Vázquez Mota. Y, a manera de ejemplo, recordó que la panista estuvo involucrada en un supuesto desvío de fondos para migrantes.

Ya entrado en gastos, declaró que su gobierno revisa el programa de estancias infantiles, que depende de la Sedesol, porque las operadoras bajan el recurso, cobran a las madres usuarias y nadie sabe en qué condiciones se encuentran. Con esto, AMLO abrió dos nuevos frentes de batalla. El primero de ellos fue con los panistas en el Congreso y, el segundo, con las trabajadoras y administradoras de 9 mil 304 guarderías de todo el país.

Vázquez Mota anunció que mañana presenta un exhorto para que se devuelvan recursos a las estancias, e informó que en su lucha la acompañan las también senadoras Patricia Mercado, de MC, y Lilly Téllez, de Morena.

Todavía no terminaban de hacer sus declaraciones ni López Obrador ni doña Josefina cuando unas tres mil trabajadoras de guarderías marchaban por calles de la CDMX.

Prevenientes de diferentes estados, uno de sus contingentes se concentró en el Zócalo capitalino, frente al Palacio Nacional; otros fueron al Senado y a la Cámara de Diputados.

Llegaron con una exigencia: que el gobierno publique las nuevas reglas de operación y reconsidere el recorte presupuestal de casi 50% a ese programa.

Ángeles Santillán, representante en la CDMX, me dijo que el gobierno tiene un gran desconocimiento del tema, porque además de dejar a 323 mil niños sin guardería, existe el riesgo de que unas 37 mil mujeres, entre educadoras y profesoras, se queden sin empleo. Ángeles y sus colegas creen que las autoridades deben meter orden. En lo que no están de acuerdo es en que el gobierno tenga doble discurso y también quiera lucrar con la pobreza.

Y es muy probable que tengan razón, porque, por un lado, AMLO habla de quitar a la sociedad civil el control sobre los recursos para grupos vulnerables, y, por el otro, lo deja bajo la custodia absoluta del gobierno federal.

Parecería entonces que el dinero sólo cambia de manos y cada quien lo usa como mejor le convenga, con fines políticos, para no perder la costumbre.

 

El delegado del gobierno federal en Quintana Roo, Arturo Abreu, ha sido objeto de múltiples ataques en medios de comunicación locales, pero desde Palacio Nacional ya tomaron nota. Ven que la mano que mece la cuna es la de la alcaldesa de Playa del Carmen, Laura Beristain, también de Morena.

 

Y como dice el filósofo… Nomeacuerdo: El pobre carece de muchas cosas, pero el avaro carece de todo.

 

[email protected]

@alfredolez

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónSacapuntas / Heraldo de México

Sacapuntas