Lucha contra huachicol, tarea de todos

Seamos pacientes para que se combata, con inteligencia financiera, a los ladrones de cuello blanco

Xóchitl Gálvez  / SENADORA DEL PAN
Xóchitl Gálvez / SENADORA DEL PAN

Era a finales de diciembre, exactamente 28 días después de tomar posesión, cuando el presidente Andrés Manuel López Obrador reveló que 80 por ciento del robo de hidrocarburos se cometía con apoyo de una red interna en Pemex. El otro 20 por ciento, informó en su conferencia de prensa matutina, se daba con la ordeña de ductos, que, incluso, dijo, era una especie de pantalla.

Han pasado 40 días de gobierno y en la última semana, varios estados de la República, incluida la Ciudad de México, están padeciendo el desabasto de combustibles, que, por cierto, varios actores políticos han negado.

Un desabasto que se ha dado en los últimos días tras la orden del gobierno federal de cerrar los ductos para evitar la ordeña en tomas clandestinas a lo largo de esta red. Lo comenté y lo sostengo: es una medida similar a cerrar las cantinas para acabar con los borrachos, cerrar los bancos para terminar con los robos a cuentahabientes o incluso desaparecer a todos los equipos de futbol, excepto al Cruz Azul, para que éste sea campeón.

Puede leerse un absurdo, pero así es: cerrar ductos para evitar la ordeña de hidrocarburos por parte de huachicoleros, poniendo en riesgo el abasto de combustibles para los habitantes, es una posición con falta de logística.

Por ejemplo, para llevar combustible a los ciudadanos, sin la necesidad de ductos, requeriríamos cerca de 492 mil barriles diarios de gasolina para surtir el producto. Si contamos con que cada pipa transporta 20 mil litros, se necesitarían 12 mil pipas para cargar y otro número igual para descargar. En total, 24 mil pipas que se trasladarían en diferentes puntos del país, un riesgo muy alto.

Tan visible fue la complejidad logística que tuvo que rehabilitarse el ducto de distribución que va de Tuxpan a Azcapotzalco.

Que quede claro, no estamos en contra de la lucha contra el huachicol y el robo de combustibles. Es más, desde el Congreso estamos decididos a apoyar las acciones que lo combatan.

Reiteramos nuestro compromiso con el combate a la corrupción y el robo de los bienes de todos los mexicanos, sin embargo, es importante que estas medidas no afecten a millones de mexicanos con la escasez de combustibles. La pregunta que surge con esta información que ha hecho pública López Obrador es ¿por qué no combatir primero aquel 80 por ciento del robo de hidrocarburos que se cometía con apoyo de una red interna en Pemex?

No descarto que se esté realizando este trabajo interno a marchas forzadas, pero imaginemos que en los próximos meses, incluso al año de gobierno, el titular del Ejecutivo haya terminado con 80 por ciento de este robo. Sería una acción reconocida por todos, incluso la oposición estaría obligada a aplaudirlo. Por el momento, seamos pacientes para que se combata, con inteligencia financiera, a los ladrones de cuello blanco y se termine con las tomas clandestinas.

 

SENADORA DEL PAN

@xochitlgalvez

 

 

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónSacapuntas

Sacapuntas