Los whistleblowers

El whistleblower es quien utiliza su posición para divulgar información confidencial o denunciar irregularidades

Hilda Nucci / Heraldo de México / Columna Invitada
Hilda Nucci / Heraldo de México / Columna Invitada

En un Estado democrático de derecho el papel de los whistleblowers (denunciantes o soplones), se reconoce como fundamental para una saludable vida democrática. Esta figura consolida el ejercicio del derecho a la información al permitirnos la posibilidad de informar y ser informados.

La palabra whistleblower viene de la vieja costumbre de los policías de hacer sonar un silbato para indicar que se estaba cometiendo un crimen.

Hoy día, el whistleblower es quien utiliza su posición privilegiada para divulgar información confidencial o denunciar irregularidades como actos de corrupción, violaciones a los derechos humanos, uso indebido de datos, transgresiones a las leyes, ya sea en su lugar de trabajo o en otros contextos.

Es a raíz de la denuncia de un whistleblower, funcionario integrante del sistema de inteligencia de Estados Unidos, que el presidente Donald Trump se encuentra ante una investigación formal de juicio político o impeachment.

La denuncia se centra en una conversación sostenida por el presidente Donald Trump y el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, en donde el presidente Trump se estaría aprovechando del poder de su investidura presidencial para que el gobierno de Ucrania interviniera en el proceso electoral estadounidense de 2020, al investigar a su rival Joe Biden.

El whistleblowing existe en Estados Unidos bajo el amparo de la Whistleblower Protection Act of 1989 (Ley de Protección al Denunciante de 1989).

Es mediante esta ley que los empleados del gobierno federal son protegidos contra cualquier amenaza o discriminación que pudiera surgir a partir de la denuncia de una posible actividad que constituya una violación de las leyes o reglamentos, la mala gestión de las autoridades en sus cargos, el abuso de autoridad o un peligro inminente a la salud pública o seguridad nacional.

El caso más paradigmático de un whistlewblower es el de Daniel Ellsberg, que demostró que el presidente Lyndon Johnson sabía que Estados Unidos iba a perder la guerra de Vietnam y mintió sobre los informes de inteligencia. Existe un antes y un después de este caso para el tratamiento de la libertad de expresión.

En México, no se protegen los derechos de los whistleblowers o denunciantes, la Ley General de Responsabilidades Administrativas sólo prevé que éstos podrán ser personas físicas o morales, o servidores públicos, que realicen de forma anónima o con carácter confidencial, la denuncia correspondiente ante las autoridades competentes, por las faltas administrativas señaladas en la citada ley.

México debe legislar la protección de los derechos de los whistle-blowers para que no se encuentren en estado de indefensión y se garantice el respeto de los derechos fundamentales. Con ello, se estará contribuyendo a la disminución de la corrupción, se propiciará la consolidación de la transparencia y rendición de cuentas, además de que el servidor público actuaría en función del interés público.

POR HILDA NUCCI
COLABORADORA
@HILNUCCI




lctl

¿Te gustó este contenido?