Los viajes de Borge

En un folder lleno de acusaciones contra el exmandatario abunda información de autocompra de terrenos, red de golpeadores y afectaciones al turismo


Se notaba que el turismo era lo suyo, correspondía a la menor invitación que le hicieran. Lo mismo iba al cumpleaños del Arzobispo, que a los informes de amigos gobernadores, seguía como fan beisbolero a sus queridos Tigres de Quintana Roo cuando jugaban fuera o se daba el gusto de asistir a alguna final de la Liga de Campeones de Europa. En los primeros 23 meses como Gobernador, realizó 103 viajes oficiales a países como España, Rusia, Alemania o Inglaterra, entre sus favoritos. Así se relajaba Roberto Borge Angulo exgobernador de Quintana Roo, y como ironía de la vida, sus excursiones lo llevaron a la peor experiencia de vida, primero en una de sus salidas mostró fotografías por las que su esposa terminó pidiéndole el divorcio y luego en otro de sus viajes, le cortaron las alas de la libertad al ser capturado en Panamá.

Hay un folder lleno de acusaciones contra el exmandatario del estado líder en captación de turistas. Abunda información de la maliciosa auto compra de terrenos propiedad estatal con prestanombres de canallesca fama. Otras carpetas dan cuenta de verdaderas historias de terror narradas por docenas de afectados, impactados por una red de golpeadores, policías municipales, notarios, abogados al servicio de Borge y sus piratas que se apropiaban de terrenos, por sus pistolas.

Pero hay más anécdotas que siguen afectando la promoción del turismo en la entidad. Fue a partir del año 2013, por órdenes del entonces gobernador Borge, se modificaron los estatutos de operación de Fideicomisos Turísticos –que se mantenían con la recaudación del Impuesto al Hospedaje- para que el presupuesto recaudado dependiera de la Secretaría de Finanzas, manejada por un amigo del mandatario, Juan Pablo Guillermo Molina. Los hoteleros sabían que la decisión llevaba un toque de malicia. Teniendo los peores presentimientos, jamás imaginaron que se los iban a chamaquear al dejar de entregar recursos presupuestados por 233,6 millones de pesos tan solo en el Fideicomiso de Promoción Turística de la Riviera Maya. Mientras que la Oficina de Visitantes y Convenciones (OVC) de Cancún padecen por más de 262 millones de pesos para liquidar a proveedores. La paradoja; Quintana Roo es la entidad que mayores recursos recauda por este Impuesto, pero al mismo tiempo resultó como la más corrupta para administrarlos. Se aprovecharon que la normatividad era vulnerable.

Cuánto es suficiente –cuestiona un prominente empresario turístico de Cancún- si en los primeros meses logró amasar una gran fortuna, para que más terrenos, por qué adquirir Barcos Caribe de manera ilícita, en qué momento se creen intocables. Él mismo responde enseguida; Es otra víctima del poder y de su circunstancia.

 

Columna anterior: Morir de éxito

¿Te gustó este contenido?