Los vacíos de AMLO

No se ha dado cuenta de que dejó vacía la conducción de la crisis económica

Alejandro Cacho / Touché / Heraldo de México

La relación de Andrés Manuel López Obrador con los empresarios nunca ha sido buena. Se toleran, cooperan cuando no hay otra opción. Cada uno se mueve según su interés: los empresarios, por el interés económico, y el Presidente, por el interés electoral. Eso permitió que las cosas fluyeran más o menos bien, hasta ahora.

Frente a la contingencia obligada por las crisis económica y de salud, las posiciones son opuestas. Nos cerraron la puerta, dijo Carlos Salazar Lomelín, presidente del Consejo Coordinador Empresarial. Agregó que si no funcionan las medidas económicas de López Obrador, tendremos 10% de disminución del PIB y más de un millón de desempleados. Y el único, el único responsable es el que cerró la puerta.

Cómo cambiaron las cosas. El 27 de febrero de 2019, López Obrador tomó protesta a Carlos Salazar Lomelín. Ahí, frente a las cúpulas empresariales, se dijo muy contento por el nombramiento. Conozco a Carlos desde hace 20 años y por eso puedo decir que es un hombre honesto, una gente (sic) íntegra.

Luego de una relación ríspida con Juan Pablo Castañón, el anterior líder del CCE, la misión de Carlos Salazar era construir puentes con el nuevo régimen. Así lo hizo, al grado que algunos lo criticaron por eso. Hoy se topó con pared tras varios intentos de que el Presidente escuchara sus propuestas.

López Obrador continúa con sus conferencias mañaneras y sus giras los fines de semana. En política no hay vacíos de poder, los vacíos se llenan y eso es lo que ellos quieren, que haya un vacío para que se apoderen ellos (sic) de la conducción política del país, dijo.

No se ha dado cuenta de que él mismo dejó vacía la conducción de la crisis económica. No ha mostrado un plan de rescate claro y con metas realistas que dé certidumbre a todos. Su distanciamiento obliga a los empresarios a sortear la crisis solos. Dejó vacío el liderazgo que debería asumir. Y nadie ve cómo podrá cumplir su compromiso de crear dos millones de empleos en nueve meses. Los números no mienten, la secretaria del Trabajo informó que en 15 días se perdieron 346 mil 878 empleos. Eso son más de los que se crearon el año pasado (342 mil 77). En 2017, se creó el mayor número de trabajos formales en todo el año, 801 mil 831. Crear dos millones en nueve meses se antoja imposible.

El otro vacío que dejó el Presidente es el combate a la pandemia de coronavirus. Inexplicablemente, y contrario a lo que han hecho todos los Jefes de Estado de los países afectados, no se ha puesto al frente del problema. Prefirió delegar en un subsecretario la comunicación sobre la estrategia de salud y al canciller Ebrard la estrategia política.

Como Presidente no ha convocado a los gobernadores para coordinar con ellos la estrategia económica y de salud. Un vacío más que no ha querido llenar. ¿Entonces?

POR ALEJANDRO CACHO
CACHOPERIODISTA@GMAIL.COM
@CACHOPERIODISTA

lctl

¿Te gustó este contenido?