Los siguientes 100 días, “la hora de la verdad”

En estos 100 días, a pesar de que no ha habido buenos resultados ni en la economía ni en seguridad, al Presidente todo le ha salido bien

Demetrio_Sodi_
Demetrio Sodi / Colaborador / Heraldo de México

Los primeros 100 días del presidente López Obrador han sido extraordinarios, no para el país, pero sí para él; su popularidad, apoyo y sobre todo confianza en su gobierno no tienen precedente. Hace muchos años no vivíamos un humor nacional tan optimista sobre el futuro como el que vive actualmente la gran mayoría de la población. En estos 100 días, a pesar de que no ha habido buenos resultados ni en la economía ni en seguridad, al Presidente todo le ha salido bien. Aún decisiones tan controvertidas y equivocadas como la cancelación del aeropuerto de Texcoco, los problemas de escasez por el operativo contra el huachicol o la eliminación de apoyos a guarderías y casas de protección a mujeres víctimas de violencia no han afectado su imagen y el apoyo de más de 75% de la población.

En estos 100 días López Obrador ha dado respuesta a sus principales compromisos de campaña y ha puesto en marcha los programas sociales y las inversiones que son la base de su gobierno para reactivar la economía y lograr su compromiso de crecer 4% anual. Logró, con algunos jaloneos, la aprobación de la Guardia Nacional, que puede representar una nueva estrategia contra la delincuencia.

En estos 100 días López Obrador ha seguido recorriendo el país buscando el apoyo popular, han sido también 100 días de acusaciones y descalificaciones al gobierno y los empresarios por todo lo realizado en los últimos 30 años. Estas acusaciones y descalificaciones le han dado gran credibilidad entre la mayoría de la población a costa del prestigio y confianza de los inversionistas y ciertos grupos sociales.

El optimismo que tiene la mayoría de la población no coincide con la forma en que ven a nuestro país los principales bancos y agencias financieras para quienes el país puede caer en una recesión o en un crecimiento económico menor, así como en una pérdida del grado de inversión. Ese optimismo entre la población no es tampoco congruente con el aumento de los índices de delincuencia en este periodo.

En estos 100 días las perspectivas económicas se han deteriorado, hay señales negativas para el futuro por la reducción en las expectativas de crecimiento, la retracción de la inversión privada, la disminución en la recaudación fiscal, el crecimiento menor de la demanda y el consumo, la reducción de la producción petrolera e industrial y el turismo, entre otros.

La estrategia central del gobierno para impulsar el crecimiento económico y reducir la pobreza está en el combate a la corrupción y en la austeridad, pero hay serias dudas de que estos recursos, en caso de conseguirse, sean suficientes para financiar los programas sociales. En los próximos 100 días las promesas, descalificaciones, conferencias de prensa y giras de estos primeros 100 días no serán suficientes para mantener la confianza y el optimismo, al presidente López Obrador le llegó la hora de la verdad, sólo buenos resultados tanto económicos y en seguridad harán que se mantenga su popularidad y su credibilidad o que éstas empiecen a derrumbarse tan rápido como han crecido.

 

@demetriosodi

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónAdriana Sarur / La encerrona / El Heraldo de México

Julian Assange, los secretos y el poder