Los siguientes 100 días de Trump (II)


Mientras el camino del presidente (Donald) Trump a la Casa Blanca estuvo pavimentado con buenas intenciones, es tiempo de hacer avances en logros legislativos. Espero que los segundos cien días incluyan progreso en el tema del cuidado de salud y reforma fiscal. El presidente Trump ha aprendido que gobernar es mas difícil que hacer campaña, comentó Alice Stewart, exjefe de comunicaciones de la campaña presidencial del senador ultraconservador republicano Ted Cruz.

Pero republicanos moderados y demócratas creen que una reducción de impuestos puede crear mas problemas que soluciones y que una reforma al sistema de salud debe encontrar fórmulas para compensar a los más de 24 millones de personas que perderían protección con el rechazo del llamado Obamacare, impuesto el jueves literalmente a toda costa y por solo 217 a 214 en la cámara baja y un futuro incierto en el Senado.

Y mientras durante la campaña presidencial, cuando era la novedad del día, logró imponer su agenda y su estilo de campaña al borrar márgenes y redefinir estilos, ahora las cosas son distintas: no solo ganó la presidencia sino que su partido tiene la mayoría en ambas cámaras del Congreso y en teoría puede imponer su agenda; no tiene pretextos para fallar, aunque sus leales siguen fieles.

Pero la realidad de gobernar es distinta a la de hacer campaña. Peor aún, como indicó el exdiputado republicano David Jollie, Trump perdió las negociaciones aún antes de ser electo: Para ser un maestro del arte de negociar, nadie ha perdido mas tratos en sus primeros cien días. Estoy seguro que cuando era un hombre de negocios y quería algo invitaba a sus posibles asociados a su avión privado, el mejor whisky y puros finos, pero vean lo que pasó los últimos meses: destripó a las personas con las que (ahora) debe negociar…

Igualmente, algunos de los adversarios que creó durante la campaña ahora no están ahí. China pasó de enemigo a posible aliado; México es un país al que respeto mucho aunque a la hora de la verdad trate de sacarle tanta ventaja como pueda.

Para algunos sin embargo, es una señal de inconsistencia. Trump ha mostrado hasta ahora que no tiene la paciencia para traducir algo de su fanfarronería en en acción·, afirmó la activista liberal Sally Kohn.

Pero otros tienen otra opinión. Hay un estilo personal de negociar, señaló Howard Kurtz, comentarista de comunicaciones en la cadena FOX, al poner como ejemplo la decisión de aceptar renegociar el Tratado Norteamericano de Libre Comercio (TLCAN) tras lo que Trump y Kurtz presentaron como ruegos de los Jefes de gobierno de Canadá y México.

Hasta ahora, en todo caso, el mayor problema para Trump no ha sido presentar propuestas sino como llevarlas a hechos. Y como van las cosas, posiblemente siga así.

 

¿Te gustó este contenido?