Los “sapos” que tragó Tatiana (I)

Tantas anécdotas narra Tatiana de lo que vivió en la campaña, que su libro da para sentarse a leer con palomitas al lado

Martha_Anaya_
Martha Anaya / Alhajero / Heraldo de México

Si algo distingue y gusta de Tatiana Clouthier es la frescura con que se expresa. Y el libro que acaba de publicar: Juntos haremos historia, hace honor a su manera de ser y de narrar las cosas.

Muchísimas anécdotas salpican los 30 capítulos y las poco más de 300 páginas que conforman el volumen en que la regia, hoy en día diputada federal por Morena, narra lo que vivió en distintos momentos de la campaña de Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia de la República.

Algunos episodios han causado ya polémica —y por lo que se ve, terminará en tribunales—, como el de una presunta guerra sucia contra el tabasqueño, que involucraría a distintos empresarios y al escritor Enrique Krauze.

Pero hay más, mucho más en esas páginas, como para sentarse a leer con un titipuchal de palomitas al lado.

Uno de esos capítulos trata de los sapos que tuvo que tragar Tatiana, con tal de que ganara AMLO y lograr el cambio que buscaban.

Personaje inicial de estos señalamientos, corresponde a Alberto Anaya, presidente del Partido del Trabajo (PT).

Cuenta en este caso la Tía Tatis —así la llaman en las redes sociales—, cómo el PT la bloqueó, en el cierre de campaña en la Macroplaza de Monterrey (22 de junio de 2018), por afectar intereses de Beto Anaya.

Se suponía que ese evento sería pagado por la campaña de Andrés Manuel y que Tatiana sería la maestra de ceremonias, iba a definir cómo se tomarían las fotos de los candidatos con AMLO y quién iba a estar en el escenario.

Pero a la hora de la hora, el PT se adelantó: Llenó todo el escenario y la explanada con sus banderas. Una cosa espantosa; no había nada de Morena.

Clouthier recibió además un mensaje por Whats:

—Hay instrucciones de que el PT se hace responsable.

—¿Pero quién conduce? —preguntó ella.

—Nos pondremos de acuerdo en el acto.

—Requiero claridad en el programa. No tengo asunto, nada más requiero saber qué papel juego yo —insistió la coordinadora y vocera de la campaña.

—Pues ahí se coordinarán —recibió como respuesta.

Tatiana decidió entonces no subir al templete.

Al término del cierre, la buscó López Obrador y le preguntó: ¿Por qué no subiste? Simplemente le respondí que sus amigos había hecho las cosas distinto y que ese problema lo arreglaba yo.

Para la hija de Maquío estaba claro que lo ocurrido aquel día fue la venganza de Beto Anaya por haber cuestionado la incorporación de Margarita Arellanes —quien hizo una gestión pésima como alcaldesa de Monterrey y desapareció recursos— a la lista de diputaciones plurinominales por parte del PT.

Pero éste no sería el único ni el más horrendo de los sapos que habría de tragar…

 

GEMAS: Obsequio del presidente Andrés Manuel López Obrador: Declaramos formalmente, desde Palacio Nacional, el fin de la política neoliberal.

 

[email protected]

@marthaanaya

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónMartha Anaya / Alhajero / Heraldo de México

Un aplauso inesperado y el que no llegó