Los registros administrativos en la era digital

Se deben impulsar actividades para el aprovechamiento estadístico de los registros administrativos

Salvador  Guerrero Chiprés / El Heraldo de México / 
 opinión / Columnistas El Heraldo
Salvador Guerrero Chiprés / El Heraldo de México / opinión / Columnistas El Heraldo

El 6 de abril de 2019 se anunció que se hará un censo de maestros con el objetivo de tener un control de la nómina magisterial y evitar que haya aviadores. En 2013, el Inegi realizó el Censo de Escuelas, Maestros y Alumnos de Educación Básica y Especial visitando todas las escuelas primarias de la República Mexicana.

Participaron 17 mil encuestadores encargados del levantamiento de la información y la supervisión del operativo de campo, quienes visitaron 273 mil 317 centros de trabajo en un total de 61 mil 989 localidades en 2 mil 457 municipios del país. Se censaron a 23 millones de alumnos y casi 2 millones de trabajadores de los centros educativos.

Con información de este censo, México Evalúa realizó un estudio que estima lo que le cuesta al país las irregularidades en la nómina magisterial (personal con licencia, aviadores, fallecidos que siguen cobrando, a los que trabajan en un centro distinto al que está asignada la plaza, etc.).

En dicho estudio se estimó que las irregularidades se encuentran en un rango de entre 16 mil y 51 mil millones de pesos anuales. Los operativos de campo destinados a captar información estadística asocian diferentes procesos, métodos, recursos y tecnología; sin dejar de lado el esfuerzo que representa su planeación. Los censos y encuestas que se realizan en el Inegi integran procesos de diseño, captación, procesamiento y difusión de resultados, en los que participan profesionales y especialistas en materia estadística y geográfica.

Se trata de actividades que requieren de una planeación de meses y, en algunos casos, de años. Hacer un censo, implica un conjunto de importantes retos que es necesario dimensionar antes de su ejecución.

Sin embargo, los censos deben actualizarse, son muy costosos y se sustentan en la información proporcionada por el informante. Fuentes de información complementarias como los registros administrativos ofrecen la posibilidad de tener información actualizada a menor costo.

En la era de la economía digital, los registros administrativos toman relevancia cada vez más, un número creciente de trámites gubernamentales se realizan a través de medios digitales lo que permite un mejor seguimiento. El pago de nómina y los expedientes clínicos electrónicos son ejemplos de trámites que se pueden convertir en registros que permitan dar seguimiento con efectividad a las políticas públicas. Por ello, se deben impulsar actividades para el aprovechamiento estadístico de los registros administrativos que puedan integrarse entre sí para generar información estadística confiable.

En particular, se requiere establecer mecanismos que permitan la mejora en la calidad de los registros y de la identificación única de las personas en aquellos registros utilizados como fuente en la construcción de indicadores para apoyar el desarrollo nacional. En cuanto tengamos registros administrativos sólidos, lograremos un monitoreo puntual y constante de lo que sucede en las aulas de nuestro país. La necesidad de contar con dicha información es imperante para mejorar el sistema educativo de México.

 

Por PALOMA MERODIO GÓMEZ

VICEPRESIDENTA DE LA JUNTA DE GOBIERNO DEL INEGI

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónJavier García Bejos / Colaborador / Columna Editorial

Ellas