Los Proyectos Energéticos tienen que continuar

La construcción de la refinería de Dos Bocas, hoy más que nunca es un proyecto impostergable

Manuel Rodriguez González / Opinión El Heraldo de México / Columna Invitada

Los indicadores geopolíticos, económicos, naturales, ambientales y sociales para detectar las amenazas en torno a la seguridad energética, no tenían en su horizonte al COVID-19, como una variable con el potencial para provocar una recesión en la economía mundial, poniendo en jaque a la demanda de hidrocarburos, como producto de la paralización y confinamiento de sociedades enteras para combatir la pandemia.

Solamente así se puede explicar la miopía e irresponsabilidad de Arabia Saudita que encabeza a la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y Rusia, que sin importarles el contexto inédito por el que está atravesando la humanidad, se enfrascaron en una guerra de precios para recuperar mercados, desplomando los precios internacionales a menos de la mitad de su valor durante el pasado mes.

Esto, a pesar, de que la incertidumbre global nos está exigiendo soluciones de carácter universal, que requieren un cambio de raíz en las políticas de cooperación e interacción de la comunidad internacional, así como de los distintos organismos multilaterales.

Un ejemplo aleccionador del cambio de paradigmas que se requiere en las relaciones internacionales, es la cooperación entre los gobiernos de Israel y la Autoridad Palestina, estableciendo un trabajo conjunto y apoyo mutuo para combatir la propagación del virus.

Hagamos votos para que esta misma actitud responsable y de cooperación para enfrentar la pandemia se vea reflejada en la próxima reunión de la OPEP, con el objetivo de acordar recortes de 10 por ciento del suministro mundial, para estabilizar los precios.

La tregua de la batalla petrolera entre Arabia Saudita, Rusia y Estados Unidos, que ha provocado en los primeros días de abril, la mayor alza semanal de los hidrocarburos en su historia; también, es un recordatorio de nuestra dependencia energética, al importar más de 70 por ciento de nuestros combustibles, y de nuestra frágil capacidad de almacenamiento que se reduce a menos de tres días.

México no debe continuar a expensas de los intereses de los grandes productores petroleros; pasada la pandemia, nuestra dependencia energética seguirá siendo el principal reto, por ello es primordial continuar impulsando los proyectos en marcha de toda la cadena de valor de los hidrocarburos.

Teniendo como ejemplo a España uno de los países más afectados por la pandemia, que sin producir petróleo refinan 90 por ciento de sus combustibles; la construcción de la refinería de Dos Bocas, en Paraíso, Tabasco, y la modernización del Sistema Nacional de Refinación, hoy más que nunca son los proyectos estratégicos impostergables, los que a mediano y largo plazo nos garantizarán la seguridad energética del país, y reactivarán la economía de los estados petroleros del sureste mexicano, que son los más rezagados del país.

POR MANUEL RODRÍGUEZ GONZÁLEZ

DIPUTADO FEDERAL Y PRESIDENTE DE LA COMISIÓN DE ENERGÍA

@MANUEL_RDGN

eadp

Escucha aquí nuestro podcast del coronavirus:

¿Te gustó este contenido?