Los políticos cómplices del aire asesino

La contaminación ambiental, como crisis de salud pública, es corrupción, y cuando hay negligencia e ineptitud, el aire mata

Alvaro Delgado / Historia de lo inmediato / Heraldo de México
Alvaro Delgado / Historia de lo inmediato / Heraldo de México

El aire que envenenó, una semana entera, a los habitantes de la Ciudad de México es responsabilidad de Claudia Scheinbaum como jefa de Gobierno, pero la nube tóxica que también enfermó a millones en los estados de, Puebla, Morelos, Edomex, Tlaxcala e Hidalgo —y aún Querétaro— es negligencia de sus gobernadores y la administración federal de Andrés Manuel López Obrador.

Desde hace años, sobre todo desde que en 2013 se creó la Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAMe), la calidad del aire del Valle de México no concierne sólo a los gobiernos de la capital y del Estado de México, sino a seis entidades bajo la rectoría del Gobierno de la República.

Durante años, también, el pretexto para tomar decisiones en materia ambiental fue la falta de coordinación derivada de filiaciones partidarias distintas entre las entidades y el propio gobierno federal, pero eso es ya inoperante: Morena es la fuerza hegemónica.

Es verdad que son priistas Alfredo del Mazo, Guillermo Pacheco, Omar Fayad y Mariano González, gobernadores de México, Puebla, Hidalgo y Tlaxcala, respectivamente, pero en las cuatro entidades Morena tiene mayoría en los congresos, lo mismo que en los de la Ciudad de México y Morelos, cuyos ejecutivos, Sheinbaum y Cuauhtémoc Blanco, son de la coalición que llevó a López Obrador a la Presidencia.

Morena también tiene mayoría en la Cámara de Diputados y en el Senado, y del mismo partido son las principales alcaldías de la capital y municipios conurbados del Estado de México como Ecatepec, Tlalnepantla, Naucalpan, Atizapán, los Cuautitlán y los Chalco.

No hay justificación para que las autoridades de las seis entidades no cumplan con la misión de la CAMe: Diseñar, coordinar, concertar y catalizar programas y acciones que contribuyan a la protección, restauración y preservación del equilibrio ecológico de la región de la Megalópolis del centro de México.

Si gobiernos como el de Miguel Angel Mancera no ejercieron las facultades de la CAMe, como implantar acciones y medidas para prevenir y controlar contingencias ambientales y emergencias ecológicas, lo deben hacer Sheimbaum —doctora en ingeniería ambiental y experta en cambio climático—, los gobernadores y López Obrador a través de la Semarnat.

Es hora de que, además del apresurado nombramiento del titular de la Came —que estuvo acéfalo desde febrero—, se anuncien este miércoles acciones eficaces para afrontar otras contigencias, salvo que a las autoridades de Morena no les importe el tema.

Y eso parece: en su Plataforma Electoral, Morena sólo enuncia que las propuestas, acciones y medidas del Proyecto de Nación se enmarcan en el paradigma del desarrollo sostenible, y en el Plan Nacional de Desarrollo apenas se habla de garantizar el derecho a un medio ambiente sano con enfoque de sostenibilidad.

La contaminación ambiental, como crisis de salud pública, es corrupción. Y cuando hay negligencia e ineptitud, el aire mata…

[email protected]

@ALVARO_DELGADO

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo