Los otros focos rojos del Covid-19

El aislamiento social tiene sus riesgos: en China crecieron los divorcios; en México la violencia de género es una preocupación

Alfredo González Castro / A fuego lento / El Heraldo de México

Hace unos días se dio a conocer que los divorcios en China aumentaron tras la cuarentena a la que fueron sometidos en aquel país por la aparición del coronavirus.
A simple vista, la noticia podría parecer chusca y trivial, pero refleja parte de los problemas sociales que han surgido tras la aparición del COVID-19 en China y el mundo.

El aislamiento social ha hecho que las personas pasen mucho tiempo en el encierro, la gran mayoría con sus familias, pero, sobre todo, con sus hijos y parejas.

Hasta ahí el asunto parece muy normal. El problema radica en que los divorcios en China crecieron porque aumentó la violencia intrafamiliar.

En México, de acuerdo con cifras oficiales, seis de cada 10 mujeres, han manifestado ser violentadas en las relaciones de pareja.

Ayer conversé con Tania Renaum, directora Ejecutiva de Amnistía Internacional México, y me dijo que el confinamiento no es igual de seguro para las mujeres y los niños, que para los hombres.

Hay mujeres que viven con su agresor y esto es muy riesgoso.

Todavía no existe un dato estadístico, pero en Europa, particularmente en España e Italia, han aumentados los feminicidios y las denuncias por violencia contra las mujeres.

En pocas palabras: la violencia de género se agudizó con el encierro.

De ahí la importancia de que el gobierno adopte políticas públicas de atención, líneas telefónicas virtuales, para que las mujeres sepan qué hacer, sin dejar de lado los refugios para las que tienen que salir huyendo de sus casas.

Otro foco rojo que surgió de la pandemia se encuentra en las cárceles del país.

El gobierno siempre ha buscado resolver los problemas sociales con la prisión, y esto ha provocado que todos los penales del país estén sobrepoblados.

Los presos viven en hacinamiento, convirtiendo a las cárceles en un foco de alto contagio para el COVID-19.

Frente a esa problemática, Tania Renaum me dice que es urgente una política para despresurizar el sistema carcelario.

Hay gente que lleva años en prisión sin ser procesada, sin una sentencia, y gente con muchos delitos menores, a los que se les puede conmutar la pena por otro castigo, pero que lo hagan fuera de prisión.

Las medidas recientemente anunciadas por el gobierno, para restringir las visitas, resuelve parcialmente el problema, pero es más probable que genere otras dificultades, porque la tutela sobre la mayoría de los reos está en manos de sus parientes, quienes se encargan de su cuidado y alimentación, y restringirles el acceso va a generar problemas internos mayores, convirtiendo eso en una bomba de tiempo.

***

Usuarios de Twitter señalan que el senador Emilio Álvarez Icaza y su asesora, Eliana García, están auspiciando a un grupo de choque que tiene tomadas las instalaciones de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas y quiere seguir usando como botín los recursos para atender víctimas. O el senador no conoce los intereses y la corrupción que hay en torno a estos grupos, o su asesora sigue obsesionada con estar a cargo de la CEAV.

***

Y como dice el filósofo… Nomeacuerdo: Una espina de experiencia vale más que un bosque de advertencias.

POR ALFREDO GONZÁLEZ CASTRO
ALFREDO.GONZALEZ@HERALDODEMEXICO.COM.MX
@ALFREDOLEZ
lctl

¿Te gustó este contenido?