Los nylon vs. los jodidos

Lo que deben entender los de la 4T es que el gobierno no produce, no transforma y comercializa; eso lo hacen los productores

Luis_Soto_
Luis Soto / Agenda Confidencial / Heraldo de México

Primero los exhiben por usar relojes Rolex, botas finas, camionetas de lujo, sombrero tejano, camisas de cuadros de marca; les dicen que son líderes nylon, que se acostumbraron al billete que les dieron los gobiernos neoliberales para que se lo repartieran entre ellos, y les advierten que no cederán a chantajes.

Después, al puro estilo priista, sientan a la mesa de negociaciones a los productores del campo, quienes protestan por el recorte al presupuesto.

Apanicado, el secretario de Agricultura, Víctor Villalobos, no se atreve a decirle a su jefe que está equivocado; que los quejosos han contribuido al desarrollo del sector en los últimos 25 años, y que han jugado un papel importante en el crecimiento del PIB agropecuario.

El funcionario insiste en que tuvieron que privilegiar a los productores más pobres del país con el programa de dádivas que instrumentó este gobierno, motivo por el cual el billete no alcanzó para todos.

Pero da la casualidad, le responden los agroyuppies, que miles de beneficiarios de los Programas para el Bienestar, lo único que van a abonar a la agricultura son votos para el partido en el poder. El argumento de que con las dádivas van a incrementar la productividad es puro cuento, agregan aquéllos.

Los verdaderos especialistas del sector afirman: El reclamo de las comisiones de Agricultura de las cámaras de Diputados y Senadores y las organizaciones económicas de todos los productos comerciales es:

El presupuesto es menor en 11 mil millones al del 2018; los 65 mil 435 millones tiene recortes por subejercicios. 52% es para pequeños y medianos productores que son apoyos directos, pero que NO tendrán un efecto directo e inmediato para aumentar la productividad y disminuir las importaciones.

Esto no resuelve la pobreza y menos la autosuficiencia que tanto cacarean, subrayan. 22% es sólo para los programas de productores pequeños, medianos y grandes que comercializan y que permiten la seguridad alimentaria, el que México tenga una balanza superavitaria de importaciones contra exportaciones; que apoyan la tecnificación, mejora de paquetes tecnológicos. La infraestructura permite que nuestro país siga siendo de los principales productores del mundo; hoy somos el décimo exportador, gracias a las políticas de los neoliberales.

Lo que deben entender los de la 4T es que el gobierno no produce, no transforma y comercializa, eso les corresponde a los productores, la agroindustria y al mercado.

El gobierno debe ser promotor, fomentador, facilitador para que el sector crezca y se reduzca la pobreza, pero no con subsidios (dádivas, acota el columnista) sino apoyando con bienes públicos la productividad y rentabilidad.

Lo preocupante para los observadores políticos, es que mientras el gobierno de la 4T insista en que los productores que reclaman un mayor presupuesto para el campo son oportunistas, ricardos, fifis… podría llegar el día que los nylon se agarren a madrazos con los jodidos.

POR LUIS SOTO

[email protected] 

@LUISSOTOAGENDA

¿Te gustó este contenido?