Los monstruos de Dalí

Todos hemos visto un cuadro del surrealista Salvador Dalí, con su composición asimétrica, atmósferas densas, su característica iluminación artificial plana, o sus trazos orgánicos y suaves que dibujan esos elementos deformados, pesados e imponentes. Cuando los contemplamos, quizá pocos nos imaginemos que son heridas en la memoria

Los monstruos de Dalí

Ésa es la premisa de la nueva exposición: Monsters & Myths: Surrealism and War, que se estrena esta semana en el Museo de Arte de Baltimore, EU. Una interesante muestra que examina cómo los artistas europeos y estadounidenses del siglo XX utilizaron figuras míticas para describir sus experiencias de guerra, violencia y exilio, y no necesariamente estas obras son producto del inconsciente infantil, como la tradición freudiana lo dicta.

La exhibición reúne 90 piezas de: Dalí, Max Ernst, André Masson, Pablo Picasso, Mark Rothko, Dorothea Tanning y más artistas afectados profundamente por la Guerra Civil Española y la Segunda Guerra Mundial, justamente a casi 80 años de su estallamiento.

Las monstruosidades del mundo real degeneraron en demonios mentales. Una mujer desnuda flotando como deidad (como si se tratara de la tierra) a punto de ser devorada por fieras pasionales, que a su vez son encarnadas por un pez-granada, simbolizando la fecundidad del mal y el advenimiento de la profecía. A lo lejos se acerca un elefante gravitando con sus delgadas piernas, cargando un obelisco sobre la espalda, simbolizando el establecimiento del poder e inmortalidad. ¿Acaso no son estas imágenes recuerdos violentos de un periodo en guerra?

El arte ha tenido sus periodos más creativos en los años posteriores a las guerras y la destrucción. Posiblemente las adversidades están reservadas para innovar, para evolucionar, para crear y no sólo para guardar odio. Ya depende del humano lo que quiera hacer con ellas.

 

DE DALÍ. Sueño causado por el vuelo de una abeja alrededor de una granada un segundo antes de despertar. Foto: Especial

 

 

Por LILIA SOREN

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónSacapuntas / Heraldo de México

Sacapuntas