Los ministros bajaron sus cartas

Como era previsible, los togados recién llegados, incorporados en ternas propuestas por AMLO, le han cumplido

Enrique Rodríguez / Libertad bajo palabra / Heraldo de México
Enrique Rodríguez / Libertad bajo palabra / Heraldo de México

Comenzó el análisis de las Acciones de Inconstitucionalidad presentadas por la CNDH y los senadores de oposición que pretenden dejar sin efectos la Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos, impulsada por el presidente Andrés Manuel López Obrador para que ningún funcionario gane más de lo que él percibe.

Ha sido muy interesante observar el comportamiento de los ministros a través de sus argumentos y votos. El trabajo de la Suprema Corte es estrictamente jurídico, sin embargo es imposible abstraerse de la lectura política en sus decisiones. Como era previsible, los togados recién llegados al Máximo Tribunal, que fueron incorporados en ternas propuestas por AMLO le han cumplido en su primera gran prueba al Presidente. Juan Luis González Alcántara Carrancá y Yasmín Esquivel Mossa, externaron que las Acciones contra la ley de salarios debieron ser sobreseídas, sin siquiera analizar el fondo del asunto, como lo propuso el presidente de la Corte, Arturo Zaldívar, quien también fue respaldado incondicionalmente por la ministra Norma Piña Hernández.

Ese sector del Pleno ha bajado sus cartas en el análisis concreto de este electrizante tema, traído al sistema jurídico por la 4T. Incluso la ministra Esquivel, cuya llegada estuvo rodeada de cuestionamientos sobre un eventual conflicto de intereses, anticipó que votará en contra del proyecto del ministro Alberto Pérez Dayán.

No deja de emocionar una Corte en la que todavía hay pluralidad para discutir con estatura y argumentos. Su independencia es vital para oxigenar un clima de hegemonía aplastante que no fortalece a la democracia.

Una mayoría de 7 votos a 4 decidió que el pleno estudiará la constitucionalidad de 4 de 17 artículos para analizar los argumentos de legisladores y el ombudsman nacional.

El ministro Pérez Dayán, ponente que propone la inconstitucionalidad de la llamada ley de salarios, defendió su posición ante los impulsores del sobreseimiento total, diciendo que le parecía atípico que el Congreso hubiera tenido que reformar 90% de una norma recién aprobada. Me parece que le asiste la razón en este sólido argumento.

Las sesiones del lunes y martes ratifican mi pronóstico de la semana, en el sentido de que en ningún escenario se darán los 8 votos necesarios para invalidar porciones de la ley. Sin embargo, los criterios que resulten de los resolutivos de la Corte podrían guiar el criterio de los jueces federales en los amparos acumuludos sobre el tema.

EDICTOS

Este jueves se retomará el análisis del asunto, al que todavía se le ve cuerda para la próxima semana. No deja de ser estimulante escuchar las diferencias de opinión entre los ministros. Bienvenidas las votaciones diferenciadas y la esgrima respetuosa del razonamiento jurídico para cuestionar los actos del Poder, al que siempre se debe revisar y, en su caso, enmendar la plana.

Hasta el domingo.

[email protected]

@JENROMA27

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo