Los medios públicos al servicio del gobierno

El actual gobierno que encabeza Andrés Manuel López Obrador prometió que las cosas serían distintas, que las instituciones no se usarían para denostar ni afectar a nadie

Los medios públicos al servicio del gobierno

Cada sexenio hay una serie de ajustes hacia los medios públicos en nuestro país, cada 6 años cambian los directores de: Notimex, Canal 11, Imer, Canal 22, Imcine, Canal 14, etc. El cambio en las direcciones de los medios públicos está relacionado al estilo del gobierno en turno, a la cercanía que tengan con el Presidente y su equipo cercano.

Durante años la oposición se quejó del uso de las instituciones en favor del gobierno, del mandatario o de su partido.

El actual gobierno que encabeza Andrés Manuel López Obrador prometió que las cosas serían distintas, que las instituciones no se usarían para denostar ni afectar a nadie. Hoy vemos que no es así.

Actualmente algunos de los directores de los medios públicos utilizan sus propios instrumentos para crear agenda en favor o en contra de alguien. No es clara la estrategia en materia cultural del actual gobierno. Lo mismo vemos que en los espacios públicos hay comediantes o periodistas cercanos al nuevo gobierno o incluso observamos a la esposa del mandatario en su faceta de cantante .

Existe un protagonismo de los funcionarios que dirigen los medios públicos, que no distingue entre su trabajo actual y sus posiciones durante la pasada campaña presidencial. Jenaro Villamil y Sanjuana Martínez fueron periodistas que se comprometieron con el hoy Presidente y hoy continúan como voceros del mandatario, aun cuando sus responsabilidades son al frente de instituciones, no de proyectos personales.

Villamil señala que se debe construir un nuevo paradigma de medios de comunicación públicos, no medios de comunicación oficiales o gubernamentales, no extensiones solamente de la voz del gobierno federal o del presidente en turno. Hoy los medios públicos son lo que han sido siempre, extensiones de la voz del Presidente, nada distinto a sexenios anteriores.

El papel de los medios públicos se ha cuestionado durante años, debe hacerse una revisión puntual a cerca del lugar que deben ocupar en el gobierno federal. Existe una tentación permanente de utilizar las herramientas del Estado en favor de un solo hombre, las cosas que supuestamente serían distintas hoy son igual que siempre, simplemente los medios públicos cambiaron de dueño y sus directivos le rinden culto al nuevo personaje.

No hay nada nuevo entonces en este gobierno, pasamos de los medios públicos en favor de unos a favor de otros. No debería haber confusión, no son mejores los medios públicos de hoy respecto al pasado, quitarles la voz a unos y dárselas a otros para enfatizar un solo proyecto es más de lo mismo. De hecho, son igual de malos los medios públicos en ambos casos, porque no son públicos, sino personales.

Las explicaciones que argumentan que la honestidad de los conductores de hoy los hace mejores a los de ayer en realidad es una falacia. En ambos casos podemos encontrar gente honesta al frente de los espacios de medios públicos, pero el punto es que solo cambiamos de aplaudidores y de aplaudidos. Antes los aplausos eran para Enrique Peña Nieto y hoy son para López Obrador.

HÉCTOR ESCALANTE

@HECTOR_ESCA

¿Te gustó este contenido?