Los jueces encriptados y el bandazo

Son funcionarios del siglo XXI, que intervienen en temas delicados sin participar en audiencias públicas

Enrique_Rodríguez
Enrique Rodríguez / Libertad bajo palabra / Heraldo de México

Se trata de 6 jueces especializados que despachan en un edificio del Poder Judicial de la Federación, ubicado en Insurgentes Sur, en la colonia Florida de la Ciudad de México. Dentro de ese inmueble hay un área restringida con rigurosos controles de acceso y vigilancia.

El Consejo de la Judicatura Federal ha dispuesto que los juzgadores adscritos al Centro Nacional de Justicia Especializado en Control de Técnicas de Investigación, Arraigo e Intervención de Comunicaciones son competentes en todo el territorio nacional para resolver solicitudes del Ministerio Público Federal sobre investigaciones relacionadas a la delincuencia organizada.

Son responsables de conceder órdenes de arraigo, cateo e intervención de comunicaciones, también de autorizar el requerimiento a concesionarios de telecomunicaciones o proveedores de servicios telefónicos para localizar geográficamente un dispositivo o usuario, así como entregar datos e información cuando se indagan presuntas operaciones con recursos de procedencia ilícita.

Autorizan los requerimientos de información a la Comisión Nacional Bancaria para investigar conductas sospechosas y conceden órdenes para asegurar activos financieros.

El trabajo de estos 6 juzgadores es crucial también en el combate al narcotráfico. Su operación está regulada en el acuerdo general 5/2019 que fue reformado en la sesión del 15 de mayo pasado por el pleno del Consejo de la Judicatura que preside el ministro Arturo Zaldívar.

Por razones obvias, este grupo élite opera con el sigilo que requieren las investigaciones en asuntos tramitados bajo el anterior sistema de justicia penal mixto y el nuevo Sistema de Justicia Penal Acusatorio. Muy pocos saben que su labor se desarrolla vía electrónica a través de un sistema encriptado que da respuesta inmediata y formaliza la notificación de sus determinaciones prácticamente en tiempo real.

Son funcionarios versión siglo XXI, que intervienen en los temas especialmente delicados sin participar en audiencias públicas. Su trabajo se enfoca exclusivamente al análisis de las solicitudes de la Fiscalía General de la República o las fiscalías estatales para darle mayor agilidad a las investigaciones de alto impacto en respuesta a la difícil coyuntura que vive nuestros país. Su tarea merece nuestro reconocimiento, de ellos depende en gran medida que el combate al crimen se haga respetando la legalidad.

EDICTOS: La Fiscalía General de la República, evadió con una maniobra de último momento que los ministros declararan los efectos para determinar la inconstitucionalidad de las investigaciones bancarias sin la orden previa de un juez federal. El martes, ya votados los asuntos 5 días antes, una mayoría de 7 ministros aceptó un tardío y poco común desistimiento de la FGR y la SHCP sobre el caso, que fue entregado horas después de haber recibido el revés 6 a 5 en la sesión del jueves pasado.

Por Enrique Rodríguez

¿Te gustó este contenido?