Los “good neighbours”

Albricias, albricias, nuestros principales socios comerciales con quienes hace 20 años firmamos el TLC,  y siempre que pueden le aprietan el cogote a migrantes y violan cualquier acuerdo con marrullerías, se volvieron requetebuenas gentes. Para demostrarlo, la semana pasada dos secretarios norteamericanos reconocieron,  one more time, que si no fuera por los Estados Unidos, México no tendría el problema del crimen organizado.

¿O sea que además del narcotráfico no habría inseguridad, secuestros, extorsiones, cobro de derecho de piso, tráfico de migrantes, ni mucho menos huachicoleros? Pregunta la sociedad entera. ¡Tampoco hay que ser tan ilusos! Los good neighbours sólo  se refirieron al problema de los enervantes, no hacen milagros.

Estados Unidos ha sido un gran mercado para las drogas, dijo Rex Tillerson, secretario de Estado norteamericano ante Luis Videgaray y Miguel Osorio. Nosotros como estadunidenses tenemos que afrontar que somos el mercado. No hay otro mercado para estas actividades. Si no fuera por nosotros México no tendría problemas de crimen organizado. Debemos asumir esa responsabilidad, agregó el compungido Tillerson.

El secretario de Seguridad John Kelly le siguió dando cuerda al asunto, al decir que lo primero es acabar con  la demanda de Estados Unidos, lo que nunca se ha intentado.

Si los estadunidenses entienden que usar droga por diversión automáticamente termina en pérdidas de vidas en México, Colombia o Centroamérica; si entienden que el uso de drogas  acaba con las vidas de periodistas, oficiales de policía, soldados, jueces, fiscales de la región, particularmente en México; si los consumidores lo entienden, y dejan de hacerlo, se reducirá significativamente el dinero  proveniente de las drogas y, en consecuencia, las ganancias que genera Estados Unidos, dijo el compungido Kelly.

Como los consumidores de droga en los Estados Unidos tienen un corazón de pollo,  seguramente después de estas conmovedoras palabras van a dejar el vicio y se van a convertir en un alma de Dios. ¡Ay la ingenuidad!

Videgaray no sólo les creyó a los buenos vecinos, sino que envalentonado declaró: En la renegociación del TLC México no aceptará  restricciones, tarifas, aranceles o cuotas de Estados Unidos.  ¿Sólo acuerdos en lo oscurito como las cartas paralelas en el comercio de azúcar, secretario? ¿O acuerdos de suspensión ventajosos para nuestros partenrs,  y humillantes para México?

AGENDA PREVIA

Pemex Exploración y Producción recibió por parte de la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente (ASEA), el premio al alto desempeño por seguridad, salud y protección ambiental por haber logrado en 2016 el índice de frecuencia de accidentes más bajo de su historia, con 0.25 lesiones por millón de horas hombre laboradas, 45%  menor respecto a 2015.

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBolsa de red: El must del verano

Bolsa de red: El must del verano