Los eclipses que no nos gusta ver

Podríamos empezar por el número de homicidios dolosos en el país, fenómeno social totalmente eclipsado


La fascinación por los fenómenos astronómicos es atávica. Desde que se irguieron, mujeres y hombres han volteado al cielo.

Y comenzar a medir la regularidad del movimiento estelar lo hacemos al menos desde la princesa babilonia En’Heduana (la primera mujer astrónoma, hacia el 2,300 a.C.), pasando por Copérnico, Galileo, Willaminna Fleming (la primera astrónoma que entró a Harvard), Hubble, Sagan…

Y eso de los eclipses, pues nos atrae desde el 2,137 a.C., cuando se registró el primero total de sol, como el que ayer acaparó la atención mundial.

La buena noticia para todos aquellos amantes de los eclipses, es que no tienen que esperar 99 años para volver a verlos. De hecho, podrían ayudar a que fenómenos ocultos se hagan un poco más virales.

Podríamos empezar por el número de homicidios dolosos en el país, fenómeno social totalmente eclipsado: de enero a julio de este año hubo 14 mil 190 homicidios dolosos según cifras oficiales del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

La cifra es récord, pues desde que se lleva registro, en los primeros siete meses de un año nunca había habido tantos casos; ni cuando la guerra contra el narco. Situación totalmente eclipsada por nuestro gobierno.

Otro eclipse: los feminicidios en el Estado de México: 263 el año pasado, según organizaciones de mujeres, y los 131 que se llevan en la cuenta de este año. Pese a ello y a que existe una alerta de género desde hace dos años, se ha mantenido suficientemente oculto el asunto. Y la violencia de género a nivel nacional: 2 de cada 3 mujeres la han padecido, reveló el INEGI.

El financiamiento histórico a los partidos políticos, 6 mil 788 millones de pesos para el próximo año (que cada vez llevan a menos gente a las urnas y cada vez más corruptos producen en esferas de primer nivel del poder) ¡más lo que cueste la farsa electoral de 2018! Algunos se conforman con justificar que nuestras leyes así lo estipulan, mas no el INE, como si no hubiera formas de pugnar por cambios constitucionales para disminuirles financiamiento, como el diputado Pedro Kumamoto ha hecho desde el Congreso de Jalisco.

Y la falta de castigo a los corruptos y a los partidos que rebasan topes de gastos de campaña electoral; los socavones que sólo hacen hoyo en las contratistas y no en las autoridades responsables; los funcionarios mexicanos directamente implicados en los escándalos de corrupción de empresas brasileñas, únicos en no recibir castigo en toda la trama telenovelesca, etcétera, etcétera, etcétera.

Para todas y todos aquellos amantes de los fenómenos ocultos por al indiferencia, u otros fenómenos morbosos como estrategia de diversión, aquí en México hay muchos eclipses. Sírvanse.

Claves XIX ¿Qué tal durmió con los feminicidios de la semana, señor Fiscal? Tal vez les gustaría echar un ojo (y replicar) lo que están haciendo en la Sener, desde el área de Igualdad de Género, de la Unidad de Enlace y Mejora Regulatoria, donde establecieron esta semana una serie de eventos culturales para visibilizar, a través de teatro, cine, conciertos musicales y debates, la violencia de género que existe en este México moderno.

Columna anterior: Alcohol a menores, embriagante decisión

¿Te gustó este contenido?