Los Derechos Humanos en los tiempos 4.0.

Los Derechos Humanos, representan un estándar común, una lucha constante, por un mundo sin discriminación, desigualdad o distinciones de cualquier índole

Marisol Rumayor /    Heraldo de México
Marisol Rumayor / Heraldo de México

 

En este mundo disruptivo lleno de tecnología y talento, ¿En dónde quedan los Derechos Humanos?

Hoy la tecnología puede ser quien nos ayude a revivir y refrescar los Derechos Humanos. Me acuerdo cuando estaba en primaria, fue un concepto con el que crecí y adopté como parte de mi educación Freinet nos enseñaron a expresarnos, a debatir, a entender que como niños y, eventualmente ciudadanos, tendremos un grupo de derechos y garantías que nos hacen sobrevivir en un mundo que se antojaba complicado, lleno de injusticias y violaciones.

Hoy que estoy tan involucrada con temas de innovación en esta especie de cruzada para evangelizar que todo lo que hacemos y lo que somos puede ser mejorado o modificado por el efecto de la transformación tecnológica que estamos viviendo; lo primero en lo que deberíamos estar pensando es en como volver los DERECHOS HUMANOS, exponenciales, un concepto viral, democratizado, desmonetizado y sobre todo digitalizado.

Hoy los avances digitales pueden ser utilizados más que nunca a favor de la humanidad para llegar a cada rincón de este planeta y lograr esa libertad e igualdad en dignidad y derechos, tal cual lo menciona la Declaración Universal de Derechos Humanos desde 1948

Los Derechos Humanos, representan un estándar común, una lucha constante, por un mundo sin discriminación, desigualdad o distinciones de cualquier índole.

Me pregunto, ¿cómo es posible?, que en pleno siglo XXI, donde vemos los más grandes avances de la ciencia y la tecnología, drones volando para rescatar gente, edición del código genético, impresión de casas, comida, órganos humanos, diseño y creación de humanoides e inteligencia artificial; sigamos viviendo en un país, donde las principales violaciones a los derechos humanos son tortura, desapariciones forzadas, violencia contra la mujer, ejecuciones, trata de personas, genocidios.

Y la pregunta más grande es, ¿cómo no hemos encontrado la fórmula para al menos, combatir de manera ordenada e inteligente, estos daños que lastiman tanto a la sociedad? ¿porque nadie lo ha hecho? ¿porque lo tiene que hacer alguien más? ¿ Acaso no nos interesa lo que les pase a los demás o simplemente porque a ti o mí nunca nos ha pasado….

Y, aquí es donde estamos equivocados, la única manera en que podremos resolver los mayores retos de la humanidad es usando el poder colectivo y la tecnología. De qué forma podemos convertirnos en embajadores, replicadores y ejemplos vivos de los Derechos Humanos.

 

Yo como cada semana los invito a que propongan ideas y ahora iré más lejos, los RETO, a que si alguien tiene una buena idea para convertirnos en una comunidad que aprendió a conocer y defender sus derechos de manera orgánica, les ayudo a través de nuestro laboratorio de innovación aterrizar la idea y convertirla juntos en realidad.

 

¡¡¡Porque aquí, hacemos que las cosas sucedan!!! ¡¡Recuerden que esta vida es una y como siempre lo digo, esta generación tenemos una deuda universal para dejar este mundo mejor que como lo encontramos!!

Los leo y los escucho en mis redes @MarisolRumayor

 

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónRuy Febén y Carlota Rangel / Señales de humo / El Heraldo de México

Lo que se quemó