Logros y fracasos

Se recibió una UIF inexistente y usada como botín político y económico

Luis Soto / Agenda Confidencial / Heraldo de México
Luis Soto / Agenda Confidencial / Heraldo de México

Quien diga que en el primer año de la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador no ha habido logros, es mezquino. Aunque se pueden contar con la mitad de los dedos de una mano, hay que reconocer que existen.

El principal de ellos ha sido el combate a la corrupción. Nunca en los gobiernos priistas y panistas que ha tenido nuestro país habían caído en las redes de la justicia tantos peces gordos. Todos los funcionarios, del Presidente para abajo, se lavaban las manos o se hacían los occisos; en el mejor de los casos atrapaban a uno que otro charalito o sardina y lo celebraban estruendosamente.

El Informe de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la secretaria de Hacienda, sobre lo que llama operación Casa Limpia, es elocuente. Casos como el de Odebrecht-Lozoya, la Estafa maestra, robo de hidrocarburos, lavado de dinero de varios personajes relacionados con políticos; magistrados al servicio de los narcotraficantes, bloqueo de cuentas, montos bloqueados, y otras carpetas de investigación abiertas a líderes sindicales, ex funcionarios de la administración pasada, políticos y empresarios… es prueba de que el presidente de la República está cumpliendo su promesa de combatir este flagelo. Si bien es cierto tras las rejas no están todos los que son, ni son todos los que están, hay que subrayar lo que dijo Santiago Nieto, durante la presentación de su informe ante Comisiones Unidas de Hacienda y Justicia de la Cámara de Senadores: Recibimos una UIF desmantelada y desvinculada del resto de instituciones regulatorias bancarias/financieras nacionales y extranjeras. La UIF dejó de dar vista a todas las autoridades competentes, se convirtió en cómplice de la impunidad. Se recibió una UIF inexistente y usada como botín político y económico.

O sea que, los secretarios de Hacienda en la administración pasada —Luis Videgaray, José Antonio Meade y José Antonio González Anaya— solaparon la corrupción y fueron tapaderas de funcionarios, políticos y empresarios. Bueno, no fueron los únicos, también tuvieron participación los titulares de la Función Pública, de la Procuraduría General de la República, de la Procuraduría Fiscal, de la Comisión Nacional Bancaria, entre muchos otros.

Otros logros, así los llama el presidente, han sido: Cancelar la Reforma Educativa, meter reversa en la Reforma Energética, tirar a la basura el proyecto del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México; desmantelar la mayoría de los programas sociales que crearon los neoliberales para combatir la pobreza; crear varios programas de dádivas para los más pobres y poner en operación esquemas de apoyo al campo, mucho más eficiente que el PRIcampo, pero con la misma intención: Asegurar los votos para las elecciones del 2021 y del 2024.

En donde no puede presumir de éxitos, es en el combate al narcotráfico y a la delincuencia organizada; tampoco en la generación de empleos, ni en el crecimiento económico… aunque él tenga otros datos.

 

POR LUIS SOTO

[email protected] 

@LUISSOTOAGENDA

eadp

¿Te gustó este contenido?