Lo que Sudáfrica tiene y México desea

El visitante de placer les deja aproximadamente 13 mmdd y el viajero de negocios, más o menos 7 mmdd. Los turistas de altos ingresos son la clave

Lo que Sudáfrica tiene y México desea

El país de Nelson Mandela mantiene liderazgo en reserva y diversidad de riquezas mineras, pero México no canta mal las rancheras en el tema. Ellos cuentan con una bolsa de valores situada entre las mejores del planeta, la nuestra es la segunda de Latinoamérica. Ya son el octavo mayor proveedor de vino del orbe mientras que nuestra patria es el número uno en exportación de cerveza. No está en estos temas lo que envidiamos.

¿Será acaso que Sudáfrica ganó el concurso de Miss Universo y eso nos da celos? Tampoco, porque tenemos el mismo número de reinas de belleza. Si nos referimos a megadiversidad, ambos países están en el selecto grupo, sólo 18 son los poseedores del mayor número de especies de plantas y animales del globo.

En lo particular hay tres cosas que anhelo de esa tierra y que Sandile Nogxina, embajador de Sudáfrica en México nos comparte con pasión: nadar con tiburones blancos fuera de la jaula, su variada gastronomía que es un crisol de razas, y recorrer la ruta del vino para conocer más de la uva oriunda Pinotage, cruce de Pinot Noir y Cinsault.

El embajador Nogxina es un conocedor de nuestro país, por gusto, por pasión y por compromiso para producir mejores relaciones comerciales entre las dos naciones. Cuando llegamos al tema que nos atañe, le pido su punto de vista sobre nuestras políticas turísticas, como magazo de la retórica sólo explica generoso que el gran valor de nuestros destinos está en los mexicanos.

En el momento en que el embajador de Sudáfrica me cuenta orgulloso de los resultados de su país, es cuando descubro el secreto para mejorar en el nuestro. Me dice que el sector turístico aporta un 9.4 por ciento al PIB, que reciben al año casi cinco millones de visitantes y que hay una derrama de casi 20 mil millones de dólares. ¡wicked! Aquí está el meollo del asunto.

Ellos reciben sólo un 14 por ciento de los turistas internacionales que México atiende anualmente, sin embargo, la suma de la derrama económica es la misma que genera nuestra nación. El visitante de placer les deja aproximadamente 13 mil millones de dólares y el viajero de negocios, más o menos 7 mil millones de dólares. Los turistas de altos ingresos son la clave.

La también llamada nación del arco iris se localiza en el lugar 34 del ranking de la OMT como receptor de turistas del mundo, muy lejos del top ten. Pero el gasto por visitante es alto. Se entiende por los safaris y porque son los líderes mundiales del turismo de aventura.

Hay que añadir que han hecho un producto diversificado sólo para viajeros de altos ingresos; complementan los viajes a sus parques con rutas de vino, cultura, gastronomía, turismo de compras y lo mejor es que son pioneros y abanderados en el turismo responsable, reconocidos por desarrollar energías limpias en el continente africano. Otra lección más para copiar.

 

Columna anterior: Turismo se desnuda

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónFOTO: @Gibsonguitar

Mítico fabricante de guitarras Gibson se declara en bancarrota