Lo que falta por hacer

Ante este panorama, los secretarios y miembros de gabinete que llegaron el 5 de diciembre al gobierno de la ciudad partieron de cero

Columna_Invitada
Sara Elvira Morgan / Columnista invitada / Editorial El Heraldo de México

El 22 de julio, cuando la jefa de Gobierno electa, Claudia Sheinbaum, presentó a su gabinete y afirmó que se trataba de especialistas en sus temas, hubo un voto de confianza hacia lo que sería su gobierno, ya que en él vimos los nombres de mujeres y hombres con una preparación académica impresionante.

Lo que hemos visto a partir del 5 de diciembre es otra cosa. Se trata un equipo sin experiencia en la administración pública, política, y sin conocimiento directo de lo que piensa y siente la gente.

Hoy, quienes vivimos en la ciudad estamos padeciendo y pagando los costos de ese gabinete que nos está quedando mucho a deber, pues vemos que la curva de aprendizaje sigue, dejando muchos servicios a la deriva.

Por años sabíamos que sin importar el gobierno que estuviera al frente de la ciudad, los servicios y acciones básicas no se pararían.

El personal de limpia seguiría barriendo calles, el de drenaje desazolvando; los bomberos actuando en caso de inundaciones o incendios, así como una burocracia que conocía el funcionamiento de las áreas.

Sin embargo, hoy lo que vemos es una ciudad en la que las cosas no están funcionando, y eso sucede porque con las medidas de austeridad republicana del gobierno la operación de servicios está en riesgo. Primero, por el recorte que se hizo al personal de estructura, honorarios, y diversas nóminas; segundo, por la falta de equipo.

Ante este panorama, los secretarios y miembros de gabinete que llegaron el 5 de diciembre al gobierno de la ciudad partieron de cero.

Por su inexperiencia, por su desconocimiento del tema que se les encomendó, por los recortes de personal, por la imposibilidad de contar con un equipo de calidad que los ayude a hacer una buena labor.

Otro que está quedando a deber con su actuación, a pesar de haber sido diputado es el comisionado para la Reconstrucción, que no logra generar acuerdos con los damnificados, lo mismo que la Procuradora, quien podría hacer un mejor papel desde la Consejería Jurídica, área donde ya estuvo hace algunos años.

En materia de movilidad vemos a un activista, con estudios internacionales, al frente de una de las áreas más complejas del gobierno; pero su problema es la falta de conocimiento de la administración y su nula experiencia en negociaciones con grupos como los taxistas y microbuseros, que fácilmente lo pueden engañar o hacer rehén de sus demandas.

Además de que puede meter en problemas a la ciudad con ocurrencias como las fotocívicas.

Finalmente, el tema de la gobernabilidad es otro que requiere revisión. A unos días de que se cumplan seis meses del actual gobierno de la ciudad, la jefa de Gobierno debía hacer un recuento de sus funcionarios y emprender una redistribución de los mismos. Y también despedir a quienes no han dado resultados.

Por el bien de la ciudad esperemos que la jefa de Gobierno piense en los habitantes de la ciudad y no en amiguismos ni acuerdos, porque para llevar las riendas de este barco no basta la honestidad, se requiere conocimiento, experiencia y capacidad.

Por KAREN QUIROGA ANGUIANO

INTEGRANTE DE LA DIRIGENCIA NACIONAL DEL PRD

@KARENQUIROGAA

¿Te gustó este contenido?