Lo que el PRI necesita

Líderes que conozcan a fondo los usos y costumbres del poder y las intrincadas mecánicas de los partidos políticos

Luis Soto / Agenda Confidencial / Heraldo de México
Luis Soto / Agenda Confidencial / Heraldo de México

Después de que en la elección presidencial de 2018, el PRI quedó desahuciado, deshuesado, destripado… algunos vividores del tricolor pretendieron apropiarse de los despojos. Varios exdirigentes, exgobernadores, ex candidatos presidenciales —incluido el Perfecto Fracasado. Francisco Labastida Ochoa y Roberto Fracaso Madrazo, tuvieron el cinismo de opinar qué se debería hacer con el partido; que, si había que renovarlo, modernizarlo, reorientarlo, cambiarle de nombre. Pero ninguno se atrevió a reconocer que ellos formaron parte del Nuevo PRI del Siglo XXI que recuperó la Presidencia de la República en 2012, y que se caracterizó, entre otras cosas, por ser más corrupto que el viejo PRI, motivo por el cual la sociedad decidió mandarlo, one more time, por un tubo.

Se les olvidó a aquéllos que ya estaban viejos, cansados, desprestigiados… que habían perdido el respeto, la fuerza política y el liderazgo que algún día tuvieron. Y a pesar de ello no sólo quisieron influir en la elección del nuevo dirigente del partido para el periodo 2019/2023, sino que mangonearon a varios aspirantes.

¿Qué es lo que hoy requiere el PRI para sobrevivir a la madriza que le pusieron en 2018? Preguntan algunos. Los observadores políticos responden: Líderes que conozcan a fondo los usos y costumbres del poder; las intrincadas mecánicas de los partidos políticos y los oscuros recovecos de la administración pública.

Líderes que distingan a la perfección la diferencia entre ilusiones políticas y obsesiones políticas; que saben el qué, quién, cómo, dónde y por qué de las actividades políticas, y que, fundamentalmente, conozcan el cuándo; cuándo es oportuno, necesario y eficaz que un político entre en acción abierta. En otras palabras, que conozcan y respeten el valor de los tiempos, hoy tan devaluados por aprendices de políticos; acelerados, entusiastas sin objetivos; rebeldes sin causa, bisoños que se trepan a un ladrillo y los ataca el vértigo de altura. Dicen los enterados, que Alejandro Moreno, quien será el próximo presidente del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, tiene algunas de las cualidades mencionadas. Aunque tampoco se le puede pedir que haga milagros, como regresar al PRI a Palacio Nacional, porque Los Pinos ya no existen.

***

AGENDA PREVIA: La industria farmacéutica nacional busca encontrar una franca comunicación con la Cofepris, que dirige José Alonso Novelo, con el fin de sumar esfuerzos en la atención oportuna en la salud de los mexicanos. El presidente de Amelaf, Arturo Morales, en presencia de Novelo, manifestó la mejor disposición de la industria nacional en participar en la transformación del sector salud que impulsa el gobierno del presidente López Obrador. Morales, afirmó que se debe actualizar la ley de salud, en materia regulatoria, para que se pueda competir en igualdad de condiciones con las empresas extranjeras; sólo así se crearán más empleos, se tendrán medicinas más baratas y se fortalecerá a la industria mexicana.

POR LUIS SOTO

[email protected] 

@LUISSOTOAGENDA

edp

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo