¿Llegó la hora para el Sur-sureste?

El gobierno de la 4T dice haber diseñado un plan para acabar con la pobreza y reducir la brecha de la desigualdad

Luis Soto / Agenda Confidencial / Heraldo de México
Luis Soto / Agenda Confidencial / Heraldo de México

Planes y programas del gobierno federal para detonar el desarrollo del sur-sureste del país y sacar de la miseria a más de 20 millones de personas que habitan en la región, ha habido muchos en el último medio siglo… pero todos han fracasado porque se hicieron sobre las rodillas, por no decir que con las patas.

Hoy, sin embargo, el gobierno de la 4T dice haber diseñado un plan para acabar con la pobreza y reducir la brecha de la desigualdad en Chiapas, Guerrero, Oaxaca, Puebla, Veracruz, Campeche, Tabasco, Quintana Roo, Yucatán. En estos tres últimos estados están en marcha un par de proyectos faraónicos: El Tren Maya y la refinería de Dos Bocas. Para Veracruz y Oaxaca están reinventando el corredor transístmico, planteado desde hace un siglo. Para Guerrero no hay nada y para Chiapas tampoco.

La semana pasada, el presidente López Obrador suscribió el Pacto Oaxaca, en donde el gobierno federal, los estados mencionados y la iniciativa privada acordaron una agenda para atraer inversiones y crear infraestructura industrial y comercial que se traduzca en mayores empleos y crecimiento del PIB regional. Algunos mencionaron que se pretende canalizar recursos hasta por 100 mil millones de dólares. ¡Ah bárbaros! Exclamaron los perplejos.

En el evento, el gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat expuso la trascendencia del mencionado Pacto: La historia nos emplaza para decidir si queremos seguir teniendo un México de primera o de segunda clase. Hoy, como generación, tenemos que decidir si queremos esa ruta de la prosperidad, y la solución nos lo dice la economía, hay que saber leer entre líneas cómo se dan los grandes cambios estructurales o cambios de modelo de negocio o tecnológicos y cómo se traducen en política pública en nuestros países. Basta observar a nuestros hermanos panameños, en donde hemos sido testigos, a más de 100 años, de cómo convirtieron una ventaja competitiva geográfica en un gran motor de crecimiento con un centro logístico que genera ingresos a su gobierno por más de 3 mil millones de dólares anuales.

Y también puso como ejemplo a Singapur, un país de cuatro millones de habitantes con no más de 600 kilómetros cuadrados que también entendieron que podían convertir a su país en un gran centro logístico y no siendo suficiente, crearon la tercera refinería más importante del mundo sin producir una gota de petróleo.

Más adelante, el gobernador Murat se preguntó: ¿Que nos ha pasado en el Sureste? Y él mismo se respondió: La realidad es que tenemos las variables, ventajas logísticas de recursos naturales y hemos construido también ventajas competitivas y comparativas… pero faltaba una variante, una que tiene que ver con dos palabras, visión y voluntad. Dos cositas que tiene el Presidente de la República, subrayó. ¡Ahí está la clave del progreso del Sureste, pues!

Los escépticos también exponen su realidad: Actualmente no existe un programa y estrategia integral en el sur-sureste del país, más que la entrega de dádivas directas que son asistenciales y no generan productividad.

POR LUIS SOTO
[email protected] 
@LUISSOTOAGENDA

abr

¿Te gustó este contenido?