Licenciados a la fuerza

Nada bien recibieron rectores la propuesta de la 4T para hacer obligatoria la educación superior

Alfredo_Gonzalez
Alfredo González / A fuego lento / Heraldo de México

De nueva cuenta, rectores de diferentes universidades del país preparan un movimiento –como lo hicieron recientemente para frenar el recorte presupuestal a la educación superior- para evitar que se eleve a rango constitucional la licenciatura obligatoria en México.

De acuerdo con información publicada en El Heraldo de México, ese planteamiento está previsto en el predictamen que discute el Congreso para derogar al Reforma Educativa de Enrique Peña.

Según el documento, en manos de los diputados federales, se debe modificar el artículo tercero de la Constitución, ya que actualmente la universalidad de la educación sólo se contemplaba hasta el nivel medio superior.

El proyecto de reforma a la letra dice: Se establece la obligatoriedad de la educación superior (…) respetando los principios de inclusión, permanencia y continuidad educativas.

Para algunos rectores, con esto, el Congreso y el gobierno federal estarían condenando al país a tener calles y banquetas llenas de licenciados trabajando en puras chambitas.

Es una falacia que una licenciatura o un título genere mayores oportunidades de desarrollo, me dijo el rector de una universidad de la zona del Bajío.

Desde su óptica, se requiere cambiar el modelo educativo para llevar a cabo procesos de selección natural, de acuerdo con las aptitudes de cada estudiante.

Por ejemplo, un joven, con talento para crear artesanías, tendría que poseer una educación especial para seguir desarrollándose y no perder mínimo cuatro años de su vida metido en una escuela intentando ser licenciado en algo, menos de lo que le gusta o apasiona, porque no hay carreras afines a sus habilidades.

Lo ideal, sería otorgar certificados para algunos oficios y profesiones, y darles un valor social y económico, porque más allá de los conocimientos académicos que pueda tener una persona, hay muchos técnicos que desarrollan trabajos excepcionales y, por no tener título, les pagan cualquier cosa.

Ése es un proyecto que existe, por ejemplo, en el Centro Universitario de Tonalá, perteneciente a la Universidad de Guadalajara, en donde van a certificar competencias y otorgar títulos a los maestros artesanos para darle valor social a su oficio.

Significará un gran avance, sobre todo porque en el ámbito corporativo existe una relación perversa.

Cada vez son más las empresas que piden el título universitario como un requisito para contratar, con un sueldo determinado, pero si el candidato no cumple de todas formas lo reclutan, aunque con un salario menor.

Eso hace ver que todavía no es por ley la obligatoriedad de la licenciatura y muchos ya se están aprovechando.

Por otro lado, son insuficientes los espacios para los aspirantes a las principales universidades; es decir, el gobierno quiere más licenciados, pero no invierte en la educación superior.

Ahora bien, una vez que el estudiante logró el cometido de concluir una licenciatura, lo que viene es oootra historia.

Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), la mitad de los egresados de las universidades trabajan en empleos que no corresponden a su nivel de preparación, están sobrecalificados.

Existe frustración tanto en los egresados universitarios como en las empresas, ya que los jóvenes salen con carencias que les impiden conseguir un empleo acorde con su nivel educativo.

Ésa es la realidad de nuestro país. Ya está documentada. No hay que inventar el hilo negro ni el agua tibia.

De eso están conscientes rectores del país, por lo que velan armas para dar la pelea si la 4T insiste en vivir fuera de la realidad y busca imponer la licenciatura obligatoria.

 

 

Y como dice el filósofo… Nomeacuerdo: Un título universitario no acorta el tamaño de vuestras orejas.

 

[email protected]

@alfredolez

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónAlberto_Aguilar

Kantar México es ya una sola marca, en “top 3” en investigación de mercados y en espera de nuevo dueño