El buen juez por su casa empieza

El proyecto busca reformar el artículo 118 de la Ley Orgánica del Poder Judicial

Enrique Rodríguez / Liberta bajo palabra / El Heraldo de México
Enrique Rodríguez / Liberta bajo palabra / El Heraldo de México

El jueves 4 de octubre, Ricardo Monreal, coordinador de los senadores de Morena en la Cámara alta, presentó una iniciativa que vulnera la independencia y autonomía de los juzgadores federales.

El proyecto pretende adicionar y reformar el artículo 118 de la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación, para que los jueces y magistrados sean sometidos a una rotación que evite una permanencia de más de 6 años en un mismo órgano jurisdiccional.

El argumento del senador, radica en que la medida evitaría que los juzgadores se arraiguen lo suficiente como para generar influyentismo, nepotismo y corrupción. La propuesta causó indignación en el Consejo de la Judicatura Federal, 5 días después, la institución emitió un escueto comunicado que destaca la instrucción de Luis María Aguilar Morales, Presidente de la Suprema Corte y el Consejo para iniciar una investigación que detecte casos de nepotismo.

Monreal encabeza el embate desde el Senado con la actitud complaciente de otra legisladora de Morena que fue ministra de la Corte 15 años y ahora desde otro poder no tiene objeciones sobre una iniciativa que pretende intervenir en la estabilidad de los jueces federales, cuyo sistema de administración, disciplina y adscripción debe gozar de autonomía e independencia; principios que Olga Sánchez Cordero defendió con firmeza cuando portaba la toga.

Es grave que legisladores de Morena intenten determinar criterios para adscribirlos, más tarde sería para aplicarles medidas disciplinarias e iniciar persecuciones contra aquel que en virtud de sus sentencias resulte incómodo, ahí radica el sustento de su necesaria independencia en el equilibrio de poderes.

¿Los legisladores de Morena tienen la autoridad moral para intervenir en la vida de otro poder, cuya autonomía está garantizada por nuestra Constitución?

Los morenistas podrían analizar sus propios dislates y el bajísimo perfil que tienen algunos de sus integrantes para presidir comisiones del Congreso. Es la costumbre de ver la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio. En la etapa de transición vemos en Morena la misma soberbia, frivolidad e incongruencia que tanto hartazgo han generado los otros partidos. Un tupperware, llegar en bicicleta, las consultas al pueblo sobre temas técnicos para evitar los desgastes de las decisiones que atañen al gobierno o volar en líneas comerciales no renuevan a la República. Es cambiar para que nada cambie.

EDICTOS

La reacción de Luis María Aguilar es tardía. La investigación detallada sobre el nepotismo en la institución fue realizada por el consejero Felipe Borrego hace muchos meses, es tiempo de desempolvarla y actualizarla. Pedir otra en esta coyuntura sólo pretende ganar tiempo para heredar la crisis al próximo presidente del Consejo que será electo el 2 de enero de 2019.

Hasta el domingo.

 

[email protected]

@JENROMA27

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo