Lección de vida

Alexa Moreno le ha dado una gran lección a todos aquellos que hacen uso irracional de las redes sociales

Lección de vida

Umberto Eco decía: Las redes sociales le dan el derecho de hablar a legiones de idiotas que primero hablaban sólo en el bar después de un vaso de vino, sin dañar a la comunidad. Ellos eran silenciados rápidamente y ahora tienen el mismo derecho a hablar que un premio Nobel. Es la invasión de los idiotas. No se equivocó el filósofo italiano.

Hace poco más de dos años, en las redes sociales, quienes replican el discurso del odio, casi siempre desde el anonimato, se burlaron de Alexa Moreno, la gimnasta mexicana por su complexión. Desde la seguridad que les da su ignorancia la tacharon de gorda, de ser una vergüenza porque concluyó su participación en Río 2016 en el lugar 12.

Dolida por los comentarios, la originaria de Mexicali guardó silencio y se retiró a entrenar. Durante este tiempo no supimos de ella. Mientras, Alexa entrenaba en Tijuana, y el viernes nos sorprendió con un resultado histórico: se convirtió en la primera gimnasta mexicana en ganar una medalla mundial. Sí, a quienes la criticaron sólo por el poder de sus ganas de fastidiar, se subió al podio en el Campeonato Mundial de Gimnasia Artística que se realizó en Doha, Qatar. Ganó un bronce y se paró al lado de la mejor gimnasia de la actualidad, Simone Biles, de Estados Unidos.

Sus detractores se han tragado cada palabra maliciosa, cada ofensa. Ella nos demostró que no importa de qué tamaño sea el obstáculo que se deba sortear ni que te lapiden, si tienes claro el rumbo llegarás a tu camino con trabajo y disciplina. En pocos ámbitos como el deporte se tiene la oportunidad del éxito a pesar de que ante los ojos de los demás seamos chaparros o gordos.

He escuchado insensateces como que aunque ganó la medalla sigue estando gorda. Entonces pienso que además de la ignorancia sobre masa muscular e índice de grasa corporal, los mexicanos ‒que han demostrado ser racistas y hasta xenófobos‒ son reproductores de estereotipos. Qué curioso, en el país de los gordos, de las tasas más altas del mundo en sobrepeso y obesidad, se vale ser gordo mientras estén detrás de su dispositivo desde el que descalifican. Se vale ser gordo cuando nada saben de lo que cuesta entrenar en alto rendimiento, cuando no se es una figura pública que puede ser blanco de críticas.

Ojalá esos canallas que se burlaron de Alexa no sean los mismos ignorantes del año pasado, que hayan entendido que la gordura se mide por la cantidad de grasa que tenemos en el cuerpo y ojalá, quienes lo necesiten, se hayan medido la cintura y si detectaron que tienen un problema de sobrepeso hayan comenzado a hacer algo, porque mover los dedos para postear insultos no cuenta como activación física.

Diacrítico. Felicidades Alexa Moreno. Felicidades a su entrenador catalán Alfredo Hueto. Felicidades a todos los que se sumaron a la colecta para que el equipo mexicano de gimnasia artística viajara al Mundial. De la Conade, siempre dando de a poquito, ya mejor ni hablamos.

@CAMACHO_JORGE

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo