Leah Soibel: Netanyahu busca en México un socio líder en Latinoamérica

Esta será la primera visita de un primer ministro israelí a Latinoamérica. Lo que busca es llevar a un nuevo nivel la relación

Netlog

Son dos países muy distintos. México, tiene 130 millones de habitantes y una extensión de casi 90 veces el segundo. Israel, con 8.5 millones de habitantes. Uno en el continente americano y otro en el Medio Oriente. Tan lejos, tan distintos, pero con tantas cosas en común.

 

Eso es lo que podrá verse el 15 de septiembre, cuando el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, desembarque en México y se reúna con el presidente Enrique Peña Nieto. Ésta es una visita especial e histórica. El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu inició su gira a Latinoamérica el lunes en Argentina. Siguió por Colombia y terminará en México, antes de partir hacia Nueva York para participar en la Asamblea General de la ONU.

 

Saldará así una deuda pendiente desde la creación del Estado de Israel en 1948, pues esta será la primera visita de un primer ministro a Latinoamérica. Lo que busca es llevar a un nuevo nivel la relación que siempre ha existido con esta región, y que más allá de la política, ha sido intensa en lo cultural y en lo económico.

 

Las fuerzas políticas, sociales, económicas y culturales de los países anfitriones esperan con gran expectación a Netanyahu.  Hay que aprovechar la oportunidad de fortalecer una relación que es enriquecedora desde múltiples prismas para ambas partes.

 

La última parada de su gira en México tendrá una agenda muy intensa, en la que destacan las relaciones comerciales y la cooperación en múltiples frentes. Para evaluar lo importante que es México para Israel, y viceversa, en el ámbito empresarial, basta con recordar dos grandes adquisiciones de los últimos años que involucran a ambos países.

 

En 2016, el gigante farmacéutico israelí Teva adquirió a la mexicana Rimsa por 2 mil 300 millones de dólares. Este mismo verano, la mexicana Mexichem anuncia un acuerdo para adquirir el 80por ciento de la israelí Netafim, en una operación que valora a la empresa en mil 895 millones de dólares.

 

Además, y en virtud del Tratado de Libre Comercio alcanzado entre ambos países en el 2000, el comercio bilateral entre ambas naciones ya roza los mil millones de dólares al año. Es un claro caso de éxito que ilustra cómo la construcción de unas buenas relaciones aporta beneficios productivos.

 

La comunidad judía en México espera también con gran expectación la llegada de Netanyahu. Son más de 50 mil miembros, lo que supone la comunidad más extensa de Latinoamérica, detrás de Argentina y Brasil. Y es que México e Israel siempre se han entendido muy bien. A nadie se le ha olvidado la memorable visita del presidente Shimon Peres en 2013, quien inauguró la Feria Internacional del Libro en Guadalajara de aquel año, que contaba con Israel como país invitado.

 

Con la llegada de Benjamin Netanyahu se vuelve a abrir una ventana de oportunidades para aprovechar la amistad que une a dos países tan distintos, con tantas cosas en común.

 

*Analista internacional

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso