¿Le pondrán el cascabel al gato?

En los gobiernos de Fox y Calderón, cuando la 'ordeña' de ductos creció, nadie se preocupó por diseñar una estrategia, o al menos acciones, para combatirla

Netlog

Dispuestos a terminar con la vieja creencia de que si no quieres resolver los graves problemas que afectan a cualquier sector, crea una comisión, los secretarios de estado que tendrán a su cargo el combate a los huachicoleros se reunieron el miércoles con el gabinete de seguridad, conformado por los titulares de Gobernación, Defensa Nacional, Marina, PGR, Oficina de la Presidencia de la República, CNS y CISEN.

Oficialmente se informó que en la reunión se revisaron los alcances de la estrategia elaborada por el susodicho grupo que, por primera vez, cuenta con la activa participación de PEMEX, el SAT y la Unidad de Inteligencia Financiera; se acordaron acciones adicionales para agilizar y fortalecer la estrategia (nadie sabe en qué consiste), así como programar un encuentro de coordinación, la semana próxima, con los gobernadores de Puebla, Guanajuato, Veracruz y Tamaulipas, en donde se registra la mayor incidencia del robo de combustible.

Según información proporcionada al columnista, algunas preguntas que se plantearon en la reunión fueron: ¿Cómo le vamos a hacer para vigilar más de 14 mil kilómetros de ductos que existen en todo el país? ¿Qué tecnologías vamos a usar? ¿Qué presupuesto tiene Pemex para este caso? ¿Qué otros apoyos habrá? ¿Qué penas se impondrán a los huachicoleros? Uno de los asistentes masculló: Pues está requete cabrón el asunto.

Y cómo no va a estarlo si en las administraciones de Fox y Calderón, cuando la ordeña de ductos se incrementó, nadie se preocupó por diseñar un plan, estrategia, programa o de perdida acciones para combatirlo; y en lo que va de esta administración –hasta la semana pasada– optaron por el dejar hacer y dejar pasar, afirman funcionarios y ex funcionarios de la nueva empresa productiva del Estado que conocen realmente del asunto.

Nada más para que nos demos cuenta de la magnitud del problema: antes de que Vicente Fox echara al PRI de Los Pinos, el robo de combustible se había reducido a su mínima expresión; nadie puede decir que se había erradicado, porque sería mentira, pero se lograron reducir más del 90 por ciento las tomas clandestinas, gracias a las acciones implementadas por personal de la paraestatal, y a la eficaz tarea del Ejército y la Marina, a quienes se les pagaba y se les sigue pagando por proteger todas las instalaciones de Pemex. El otro 10 por ciento lo operaba el crimen organizado, por lo que no quisieron entrarle. Hoy toda la nueva línea de negocios – que tiene un valor cercano a los 200 mil millones de pesos—la maneja la delincuencia.

Así las cosas, el multicitado grupo para combatir la ordeña de ductos, lo primero que debería hacer es proponer que ese delito sea grave, con penas severas, y ponerle el cascabel al gato. ¿Cuál gato, cuál gato? Preguntan los bisoños.

Columna anterior: ¡Ni a quién irle en el Edomex!

¿Te gustó este contenido?