Laura, Presidenta del Congreso

Cuenta con la preparación y la experiencia para dirigir de forma institucional, imparcial y objetiva

Mariana Gómez del Campo / Secretaria de Asuntos Internacionales del PAN /   Columna Invitada
Mariana Gómez del Campo / Secretaria de Asuntos Internacionales del PAN / Columna Invitada

Son tiempos difíciles para la democracia mexicana: López Obrador está empeñado en usar la fuerza de la Presidencia y su mayoría en el Congreso para imponer su proyecto de nación que incluye la desarticulación del Estado mexicano y la neutralización de toda institución que suponga un contrapeso a su poder.

El intento de Morena por impedir que el PAN accediera a la presidencia de la Cámara de Diputados no es más que otro capítulo en esta etapa autoritaria de México.

Finalmente, gracias a la presión de la oposición y de la opinión pública, a unas horas de vencer el plazo legal, se eligió a Laura Rojas Hernández presidenta de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados; es una mujer con experiencia suficiente al haber sido diputada federal y senadora de la República, cargos en los que impulsó temas como la protección a grupos vulnerables, la institucionalización del parlamento abierto, las relaciones exteriores de México y contribuyó a construir el Sistema Nacional Anticorrupción.

En el Senado de la República, Laura Rojas impulsó diversas iniciativas para reformar la Ley del Servicio Exterior Mexicano impulsando la transparencia en las representaciones diplomáticas para que sus decisiones pudieran ser analizadas con lupa por los ciudadanos; al ser parte de la Unión Interparlamentaria, fue elegida para presidir la Comisión de Paz y Seguridad Internacional, donde impulsó el desarme nuclear, la implementación del tratado de comercio de armas, así como la adopción de la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible.

En la LXIV Legislatura, la actual presidenta inició una campaña legal contra las decisiones del gobierno federal para que le fuera restituido el presupuesto a las estancias infantiles y ha presentado iniciativas en materia de protección a periodistas.

Lo anterior le permite destacarse como una legisladora que no se queda en el discurso, sino que constantemente actúa a favor de los mexicanos.

En ese sentido, Laura Rojas cuenta con la preparación y la experiencia para dirigir de forma institucional, imparcial y objetiva —como ella misma lo ha dicho— los trabajos de la Cámara baja del Congreso; además, vigilará que el proceso legislativo se realice con apego a la ley.

Su principal reto será no ceder ante la tentación del autoritarismo de Morena, que utiliza sus números en el Congreso para imponer su voluntad, incluso fuera de las normas; su labor no será fácil, pero es una mujer valiente que sabe dialogar con los diferentes actores políticos para llegar a consensos incluso en temas en los que parece que no hay coincidencias, así lo ha demostrado en sus años de experiencia legislativa.

En resumen, en medio del oscurantismo que supone la 4T, la llegada de Laura Rojas significa un respiro para la democracia y una esperanza para el Estado de Derecho que hoy está en un permanente riesgo.

POR MARIANA GÓMEZ DEL CAMPO

SECRETARIA DE ASUNTOS INTERNACIONALES DEL PAN

@MARIANAGC

edp

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónSacapuntas

Sacapuntas