Las suposiciones del INE

El INE no da garantías de igualdad, apertura e inclusión, y se empeña en no dejar que los ciudadanos participen de manera libre y voluntaria.

Las suposiciones del INE

Cuando en el camino a una candidatura ciudadana independiente te tratan como partido político, te fiscalizan como partido político, y ven en ti lo que quieren ver en un partido político, es claro que estás en un terreno empedrado de suposiciones.

El INE te sabe carente de estructura, pero te exige una recolección de firmas que será alcanzable en tanto tengas una. La suponen pagada y operando al 100 %, o bien, para que no se acabe tu raquítico presupuesto, suponen que no hay que ir por los ciudadanos, que ellos vendrán a carretadas por su propio pie.

Esperaría algo distinto de la institución ciudadana responsable de garantizar la participación electoral de todos los mexicanos, frente a un escenario en el que la mayoría reprueba a los partidos políticos, el nivel de confianza está por abajo del 5 %, los partidos viven una crisis de credibilidad, y existe una fractura entre las vías partidista y ciudadana.

Hoy, que al sistema político le hace falta más ciudadanía y menos partidos, el INE no da garantías de igualdad, apertura e inclusión, y se empeña en no dejar que los ciudadanos participen de manera libre y voluntaria.

Un ciudadano no puede dar su respaldo a un candidato independiente fácil y rápido. Cuando elige uno y decide ir a dar su firma, encuentra trabas. Dar con alguien que esté reuniendo firmas para él -que debe tener un aparato capaz de bajar la aplicación y capturar el apoyo, y el más barato anda entre 2,500 y 3 mil pesos-, y si no hay señal de telefonía o internet, peor, porque si ya reunió ciertas capturas, no podrá tomar los datos y el apoyo se diluirá. Todo un despliegue de tecnología que supone que México es territorio wi-fi.

El INE supuso que cada aspirante tendría un ejército de auxiliares atrás de un escritorio, llegarían los ciudadanos y en 4 minutos estarían liberados, para en 8 horas recibir 120 firmas cada uno. Por supuesto, les falló el supuesto.

A la par, hicieron un acuerdo abierto a las quejas e inconformarse, y dar la posibilidad a una recolección de firmas en papel en localidades de muy alta marginación, previo permiso.

Acuerdos que esperan la inconformidad, suposiciones sin fundamento ni congruencia, evidencias de que les llegó el agua al cuello y no lograron estar plenamente preparados para dar cabida a candidaturas independientes.

El sistema de partidos es consustancial a la democracia, pero más aún la participación de la ciudadanía. Ante la caducidad de la partidocracia, esta última es hoy por hoy la condición para que el país resuelva lo que no ha podido por la vía partidista.

Diacrítico: En el siglo XX el régimen político funcionó con base en la partidocracia, y el gobierno fue la causa de los problemas. En el XXI debe crecer más la ciudadanía. Es una afirmación, no un supuesto, y en este primer momentum de apertura a los independientes para dar cabida ciudadana, siguen quedando a deber. Esto apenas inicia, hay tiempo para reconsiderar sus suposiciones, que lo hagan.

 

Columna anterior: Firmar para confirmar

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónFOTO: @Gibsonguitar

Mítico fabricante de guitarras Gibson se declara en bancarrota