Las redes sociales te dan trabajo

Mundo [email protected]

Armando Kassian / Mundo Digit@l / El Heraldo de México
Armando Kassian / Mundo [email protected] / El Heraldo de México

 

Mundo [email protected]

 

Imagina tener acceso mediante una app o una página web a un algoritmo que intenta calcular la idoneidad de los candidatos a un puesto de trabajo, tan delicado como el de una niñera, en función de su actividad en redes sociales. Esto existe, una empresa llamada Predictim y otra llamada Fama te pueden ayudar a encontrar a un candidato idóneo, para cubrir una vacante para puestos de trabajo como el de servicio doméstico o el de una niñera basado en métricas que calculan las probabilidades de comportamientos tomando en cuenta actitudes irrespetuosas o negativas, el consumo de drogas, pasando por el uso de lenguaje explícito o la participación en actividades de bullying en función de su actividad en redes sociales. Este análisis arroja un resultado que te permite tomar decisiones sobre su posible contratación, además de monitorear este análisis a lo largo de su periodo laboral.

 

Cuando el algoritmo localiza actitudes calificadas como potencialmente peligrosas, señala esos post, para que los interesados puedan examinarlos manualmente, y tomar sus propias decisiones en función de lo que ven.

 

Si lo que se hace en una red social es un reflejo de lo que se es o de lo que se hace, en la realidad podríamos sumar una herramienta más, bastante eficaz, que normalmente se utiliza para la selección de personal.

 

Ya no necesitas ser figura pública para que lo que hagas en una red social tenga implicaciones a nivel profesional. Una publicación en una plataforma es algo analizable por cualquiera, esto se hace mediante algoritmos. Si te dedicas a despotricar contra todo lo que se mueve en redes estás dejando ver claramente cosas que van desde tus afinidades, fobias y filias, hasta en muchos casos, tus sesgos ideológicos o en sí, tu actitud ante la vida.

 

El tema de privacidad pasaría a un segundo plano ya que está claro que lo que se sube a la red es de dominio público a menos de que tu explícitamente bloquearas los perfiles en la medida de lo posible.

 

Es momento de ponernos a pensar las repercusiones e implicaciones, que hoy en día tiene nuestra participación en la nube y tenerlas presentes para que reflejen lo que queremos enseñarle al mundo de lo que somos nosotros.

 

Cada día es más difícil escudarnos en las quejas a la falta de privacidad en lo digital, porque son justo eso, sociales, y al aceptar los términos y condiciones de la empresa les damos autorización a acceder a toda la información que ponemos ahí y a usarla de la forma que a ellos les convenga. Mejor es cuidar lo que subamos. Es un hecho que hoy ya es una métrica que puede interferir en nuestra actividad profesional.

 

Por Armando Kassian

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno, malo y feo

Bueno, malo y feo