Las otras víctimas de la violencia y la inseguridad

Desde los diferentes espacios de gobierno se habla mucho de la violencia en la infancia y adolescencia, casi siempre ubicándola en la escuela

Karen Quiroga / Columnista Invitada / Opinión El Heraldo de México
Karen Quiroga / Columnista Invitada / Opinión El Heraldo de México

El caso de la familia LeBarón, donde seis de las nueve víctimas del ataque fueron menores de edad, deja al descubierto un tema del que poco se habla, pero día con día se vuelve más grave y dramático: la violencia que sufren los menores de cero a 17 años de edad no únicamente se encuentran en el seno familiar, sino también en las calles de nuestro país, y ha dejado 20 mil víctimas entre 2016 y lo que va de 2019.

Desde los diferentes espacios de gobierno se habla mucho de la violencia en la infancia y adolescencia, casi siempre ubicándola en la escuela, —con el bullying— o en la familia por parte de alguno de sus miembros, pero poco se habla de las consecuencias que sufre ese sector de la población a causa del narco, la violencia y la inseguridad en el país.

El tema no puede seguir ocultándose, ya que la estrategia de seguridad que los gobiernos de México han implementado desde la década de los 90 ha impactado en e l derecho a la vida, la supervivencia y el desarrollo de la infancia.

La Red por los Derechos de la Infancia (REDIM) informó en días recientes que el año pasado se registraron mil 463 homicidios en menores de edad, niños como los de la familia LeBarón a quieres arrancaron la vida por confusión, revancha, escarmiento o accidente. Niños que vieron truncada su vida y para los que nadie está haciendo nada.

De acuerdo con REDIM, México se ha convertido en uno de los países más riesgosos para la infancia y la adolescencia, equiparable a Irak por el grado de violencia y a Honduras por el porcentaje de homicidios.

La situación en estos meses no ha cambiado para la infancia en México; entre enero y septiembre de 2019 un total de 796 niñas, niños y adolescentes perdieron la vida, ocho de cada 10 de ellos por arma de fuego.

Casos como el de los seis menores que fueron atacados cuando un grupo armado irrumpió en una fiesta infantil en Iztapalapa, de los cuales uno perdió la vida, o como los cinco que fueron atacados en Ecatepec y Guadalajara durante Halloween, donde también uno de ellos perdió la vida.

Chihuahua, la entidad donde ejecutaron a miembros de la familia LeBarón, ocupa el tercer lugar en asesinato de menores, superado por Guanajuato y Estado de México, que están en los primeros dos sitios.

La Ciudad de México, por años paraíso de seguridad, lleva 29 menores muertos por homicidio.

Hoy la infancia en México es vulnerable, tanto como las mujeres; existen comunidades o poblados donde los niños no salen a la calle, y algo mucho peor, no asisten a la escuela, además de vivir con permanente estrés y temor, situación que no sabemos cómo piensa revertir el gobierno.

Sin duda, todos debemos mirar a este tema y emprender acciones desde el ámbito de nuestra competencia, pues no podemos cerrar los ojos y negar la realidad; alguien debe hacer algo para proteger a esos menores.

POR KAREN QUIROGA ANGUIANO
INTEGRANTE DE LA DIRECCIÓN NACIONAL EXTRAORDINARIA DEL PRD
@KARENQUIROGAA



lctl

¿Te gustó este contenido?